F.C. Barcelona-Real Madrid: más que 3 puntos

cristiano-ronaldo-567-in-camp-nou-packed-for-a-clasico-between-barcelona-and-real-madrid-for-la-liga-2012-2013

El derby de hoy son mucho más que tres puntos. A lo largo de los últimos años se ha demostrado que el goalaverage particular entre los equipos es muy relevante al final de la temporada. Son por tanto tres puntos que se ganan, tres que deja de ganar el rival y uno más en caso de que el goalaverage global sea favorable. Un mundo.

En este caso además, y casi siempre, existe un importante factor anímico. Ganar al rival siempre sume al equipo contrario en una pequeña crisis, coherente con el flujo anímico que discurre entre el Real Madrid y el Barcelona. En otras palabras, cuando a uno le va bien al otro le va mal.

La distancia actual de 6 puntos, que son las dos derrotas de más que tienen los de Luis Enrique, es una ventaja aceptable pero que si se eleva a 9 puntos, puede parecer un abismo para el equipo azulgrana. Y viceversa, una victoria del F.C. Barcelona bajaría la distancia a solamente tres puntos, demasiado poco para la cantidad de partidos que quedan.

Así pues, el Real Madrid tiene una oportunidad de oro para noquear al rival, dejarle a 9 puntos, afianzar su moral, de por sí alta, y encarar el invierno y el resto de las competiciones con mucha calma. Viene el mundialito de clubes y cierto relajo con las navidades, que siempre puede provocar algún tropiezo.

Para Zidane, además, sería la constatación de que su equipo funciona cuando tiene que funcionar. Ya el año pasado, el equipo fue capaz de ganar 1-2, cuando casi todos le dábamos por desahuciados. Aquella victoria fue importantísima y relanzó enormemente la moral del equipo, siendo seguramente el momento clave para la posterior consecución de la Champion League.

A nivel deportivo, el F.C Barcelona me causa muchísimas dudas en defensa. Es un equipo que todo lo que tiene arriba, con tres super cracks, lo pierde abajo. Messi, Neymar y Suárez, especialmente los dos primeros, son delanteros natos, con poco trabajo defensivo. Si a eso se le suma una defensa y un mediocampo frágil, este Barcelona es vulnerable.

El Real Madrid, por su parte, viene de demostrar dos semanas atrás en el Calderón una gran solidez, aunque su juego ha sido más bien romo en la mayoría de los partidos. Pero prácticamente siempre con victoria y encontrando soluciones en muchísimos jugadores, cosa que no está logrando el Barcelona.

En cuanto al resultado final, dependerá mucho de la actitud del Real Madrid. Si sale  a firmar el empate o relajados por la distancia actual, se llevará una derrota, quizá incluso abultada. Si sale como el año pasado, el empate como mínimo es factible. Porque en realidad, todo lo anterior no afecta a nivel estadístico y lo hemos visto en multitud de derbys.

Veremos ambas alineaciones, siendo más previsible la de Luis Enrique. Zidane podría optar por la que le dio la victoria en el Calderón, aunque la baja de Bale y la vuelta de Ramos cambiaría seguramente ese 11.

 

Las lesiones del Real Madrid

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon  Tuesday  Nov  22  2016   AP Photo Armando Franca

Real Madrid s Gareth Bale reacts as he holds his leg during the Champions League Group F soccer match between Sporting CP and Real Madrid at the Alvalade stadium in Lisbon Tuesday Nov 22 2016 AP Photo Armando Franca

La lesión de Gareth Bale supone otro inconveniente para el Real Madrid, o quizá sea una suerte de ventaja para que Zidane pueda rotar sin problemas y tenga a toda su plantilla a punto. Aunque a este paso, si se repiten lesiones de los jugadores más importantes cada pocas semanas, no creo que sea capaz de alinear a su mejor once nunca.

Cuando Modric empezaba a volver se lesionó Kroos, y antes Casemiro y Ramos, con alternancia de lesiones en Benzema. Tanto Keylor Navas como Cristiano Ronaldo no empezaron la temporada tras importantes lesiones y recuperación durante el verano.

Desde el comienzo se han lesionado prácticamente todos los jugadores, y de los importantes prácticamente todos. Apenas se libran unos pocos, como Nacho, Lucas Vázquez, Asensio o Mariano. El resto, o han sufrido lesiones pequeñas  de alguna semana o incluso de varios meses.

Hoy nos levantamos con la duda de Varane pero realmente ningún jugador parece libre de esta suerte de plaga bíblica, que asola al Real Madrid pero también a otros grandes clubes. Evidentemente, el nivel actual del fútbol es muy alto, hay muchos partidos y desplazamientos y la exigencia es extrema.

Y por eso, los grandes equipos que aspiran a todos los títulos tienen que tener plantillas amplias, con dos futbolistas por puesto, y siempre con competitividad entre ellos para en el caso de que falte alguno, el otro esté preparado para entrar.

Yo creo que este año la plantilla del Real Madrid cumple esas exigencias y lo demuestra el buen rendimiento del equipo a pesar de contar cada semana con 3 o 4 lesiones de jugadores que estaban aportando al equipo.

Puede ser que algún momento de la temporada, el entrenador cuento con 22 jugadores sanos y listos para jugar, y existan dificultades para gestionar los egos y el 11 titular. Pero a lo largo de los años se ha demostrado que eso ocurre pocas veces, y compensa ese problema a cambio de saber que en caso de una baja importante, habrá otro jugador de categoría suficiente preparado.

Ahora falta Bale, seguramente el jugador más desequilibrante del Real Madrid ahora mismo. Pues bien, es un momento perfecto para que James de un paso hacia adelante, o para consolidar a Lucas en la izquierda, compartiendo delantera con Cristiano y Benzema, o para incluir a Asensio o trasladar a Isco a la delantera y meter en el medio del campo a Casemiro. Las opciones son múltiples y permite a Zidane involucrar al mayor número de jugadores, todos ellos de primer nivel y con ganas de jugar y triunfar en el Real Madrid

 

Un Real Madrid nefasto empata en Polonia

El partido de ayer pudo haber sido una dolorosa derrota pero terminó en un infame empate, a tres goles, contra un rival que hace no tanto había encajado seis goles contra el Borussia de Dormund.

El encuentro, desangelado por la ausencia de público, tuvo también dentro del terreno de juego un desencanto importante con el Real Madrid desordenado y con el Legia observando la oportunidad de su historia de ganar a todo un campeón de Europa. A ello contribuyó desde luego la alineación atípica con un 4-2-4, con la BBC mas Morata de delanteros.

Cristiano Ronaldo entre dos jugadores del Legia

Cristiano Ronaldo entre dos jugadores del Legia

El sistema es importante pero mucho más lo son los nombres. Con una delantera en la que dos de sus jugadores apenas realizan labores defensivas, como son Benzema y Cristiano Ronaldo, sumarle la presencia de dos delanteros como Bale y Morata, que aunque si defienden no son centrocampistas.

El equipo ya venía echando de menos con el 4-3-3, la presencia de un centrocampista defensivo. Ni Kovacic ni Kroos lo son. Tampoco Modric, pero el croata suele robar balones gracias a su magnífica colocación.  En ese contexto de jugadores, se echó de menos, más que nunca a Casemiro. El brasileño fue la palanca que permitió al equipo equilibrarse y su ausencia se nota una enormidad.

Su mera ausencia no explica por sí mismos los tres goles en contra. La defensa estuvo floja, también Keylor Navas, y la actitud del equipo fue la de quienes se sienten superiores y en cualquier momento pueden ganar el partido. Pues bien. a falta de 5 minutos el equipo perdía 3-2, y solamente un fogonazo del croata Kovacic evitó un mal mayor.

Ya son muchas las ocasiones en esta temporada en la que el equipo se desconecta, normalmente con un resultado a favor. Es incapaz de mantener la renta, por un lado, y de incrementarla por otro. De hecho, no recuerdo un partido completo los 90 minutos. Y ese debería ser el motivo de preocupación de Zidane.

Volverán Modric y Casemiro y algunos otros, pero aún así ese mal casi endémico en el Real Madrid, persistirá. Ayer además, observamos de nuevo la peor versión de Cristiano Ronaldo, muy fallón en muchos balones. Debería rotar como el resto, porque hay jugadores para ello y porque quizá le venga incluso bien ese toque de atención.

En todo caso, queda el partido en la vuelta contra el Borussia de Dormund, que no tengo ninguna duda que mostrará la mejor versión blanca.

Zidane sigue ganando

Nueva victoria del Real Madrid de Zidane, que sigue invicto en esta liga, y que mantiene el liderato a pesar de la falta de brillantez en su juego. O al menos eso dicen todas las crónicas, porque lo cierto es que ayer se vieron varios goles de bella factura. Pero sí, el resultado no muestra esa superioridad real del equipo blanco ni ese rodillo que debería ser.

Se podría decir que el equipo de Zidane defiende mal, aburre y que no juega a nada, aseveración, esta última, aplicable al Real Madrid de los últimos 25 años.  Pero gana. Y ayer lo hizo frente al mismo equipo que en jornadas previas había sacado una victoria en el Camp Nou y un empate ante el Atlético de Madrid.

Así que, aunque sea comparativamente, el Real Madrid lo hizo sustancialmente mejor que sus dos rivales directos. Ambos, por cierto, sufrieron ayer para ganar sus respectivos partidos. Así que quizá haya que ser un poco más indulgente con el equipo de Zidane.

Explicado lo malo, conviene detenerse en la parte buena. Kovacic hizo ayer un gran partido y ya ha enlazado varios con buenas intervenciones. Cuando cambia de ritmo es un jugador peligrosísimo y tremendamente vertical. Le falta todavía continuidad en el juego y ser un poco más atrevido, pero con apenas 24 años se puede decir que es un jugador de presente y de futuro. También volvió ayer Cristiano Ronaldo, o al menos sus goles. Se le vio con algo más de velocidad y regate y a fin de cuentas marcó un Hat Trick que no todo el mundo puede hacerlo. Y luego está Morata, enchufadísimo al equipo, enseñándole el camino del banquillo a Benzema. Suyo fue el gol más bonito del encuentro, tras una maravillosa asistencia de Marcelo.

captura-de-pantalla-2016-10-30-a-las-8-46-01

Zidane, que todavía no ha dispuesto en lo que va de año de la plantilla completa, con numerosas bajas en estos meses, está sacando adelante al equipo, primero, con 24 puntos, 7 victorias y 3 empates. Con una dinámica en la que los suplentes se sienten casi titulares, sin jugadores tan claves como Casimiro, Modric, Ramos y ayer Carvajal, y con una BBC todavía en funciones, el equipo responde.

Habrá que ver lo que es capaz de hacer el francés con todo el equipo en plena forma. Hasta ahora no lo ha tenido, y cuando lo tuvo, que fue a finales de la temporada pasada, el equipo lo ganó prácticamente todo.

 

 

Más fiebre amarilla para el Real Madrid

Borussia de Dormund vs Real Madrid

Borussia de Dormund vs Real Madrid

La fiebre amarilla parece ser el síndrome del Real Madrid de empatar con un rival al que le ha podido ganar y no hacerlo por culpa de errores graves de concentración. Esa me parece la mejor definición para estos tres partidos contra Villarreal, Las Palmas y Borussia de Dormund.

 Es cierto que cada partido merece matices, y el Borussia de ayer es mucho más equipo que los dos españoles y eso le habría dado más mérito al Real Madrid, que tiende a perder o empatar en Alemania.

 Visto el resultado final no es malo del todo, porque en ocasiones los alemanes apretaron mucho, aunque el Real Madrid tuvo muchos momentos buenos, quizá en su mejor partido de la temporada. Ayer vi cosas que no había visto hasta ahora. Por ejemplo al mejor Varane, contundente y eficaz como en su primer año. También vi, a pesar de perder muchos balones, algunos detalles de Cristiano Ronaldo, que me hace pensar que solamente está fuera de forma. Detalles muy buenos de Modric, Kroos y Bale y a Keylor Navas de vuelta, necesario, a pesar de su cantada en el gol.

 Por gustarme, me gustó incluso Danilo, que por alguna extraña razón parece más cómodo en el lateral izquierdo. Y luego están las malas noticias: la de siempre es Ramos. Hasta tres errores importantes, uno de ellos la falta que provocó el gol. En estos partidos de máxima exigencia cualquier error puede ser un gol.

 El de Camas es un central con un salario de más de 9 millones netos al año, intocable en la alineación y capitán del equipo. Su rendimiento tiene que ser el 95% de buenos o muy buenos partidos y si acaso, 5% de partidos mediocres o malos. Justo lo que le exigimos a gente como Cristiano Ronaldo o Bale.

 Y por ahora es de los pocos que no ha rotado. No se la estrategia de Zidane al respecto, y hasta ahora la he alabado, pero Ramos no puede ser diferente. Sus últimos partidos han sido malos. Sustituirle implicará abrir una guerra con la prensa, siempre pendiente de defender a sus ídolos, pero no hacerlo supone, además de un mensaje contra la meritocracia, el riesgo de que Ramos siga “rameando”, creyéndose el Kaiser imbatible que no es.

 La otra mala noticia es el bajísimo rendimiento de Benzema. Ayer, aunque participó en el gol, estuvo muy impreciso. Debió cambiarle mucho antes Zidane, que dicho sea de paso, no estuvo ágil con los cambios.

 El equipo pasa por su mini crisis particular con 3 empates seguidos, algunas dudas y la sensación de que estamos ante un punto de inflexión. Deberían servir los 3 partidos como aprendizaje. Ayer, por ejemplo, con 1-2, el Real Madrid contemporizó en exceso, al igual que contra Las Palmas. Mucho toque, toque y poco ataque para rematar el partido. Y además con sendas pérdidas de concentración que supusieron el empate. Este Real Madrid si no sabe jugar a la italiana, resguardando el resultado, tendrá que jugar a la inglesa, e ir con todo hasta el final.

 Estamos al comienzo de todo y nada se ha perdido. Las competiciones se juegan en febrero y marzo y estos partidos deben servir para ver los puntos fuertes y los débiles. Espero que Zidane y los suyos hayan aprendido la lección.

El Real Madrid se deja dos puntos en Las Palmas

Nacho contra un jugador de Las Palmas

Nacho contra un jugador de Las Palmas

El Real Madrid de Zidane ya vive su primera mini crisis. Tras dos empates consecutivos en liga y algunas dudas, ya se abre la veda para pegar palos a diestro y siniestro.

La verdad es que el partido de ayer me recordó mucho al de Bernabéu contra el Villareal: en la segunda parte: mucho ataque pero sin premio final. Le está faltando al equipo la famosa pegada y los datos de tiros a puerta lo demuestran. Ayer fueron 19 tiros a puerta, algunas jugadas claras de gol.

Yo, personalmente también he echado de menos a Casemiro, y creo que en general el equipo también. Seguramente el brasileño sea la única pieza sin recambio y su ausencia se nota mucho. No solo por la capacidad de robar el balón, algo que hizo sufrir al equipo en el primer tiempo, sino porque a su vez libera a Modric y a Kroos, y estos multiplican su capacidad ofensiva.

También seguimos viendo una versión mala de Cristiano Ronaldo aunque al menos también lo vio Zidane, que por primera vez en mucho tiempo le cambió sin estar lesionado, por motivos estrictamente futbolísticos. Creo que el francés estuvo acertado con los cambios y con la alineación titular.

Sigue apostando por involucrar a todos los jugadores y repartir minutos y no creo que ayer se perdiese porque jugasen Nacho, Morata y Asensio y no otros. El papel de los tres fue positivo, de hecho. Nacho bien en el lateral izquierdo, llegando incluso arriba, a pesar de no ser zurdo, y provocando indirectamente el primer gol del Real Madrid, que remató Asensio. El chaval de 19 no firmó su mejor partido pero tuvo premio con el gol. Y Morata le da al equipo una movilidad y un trabajo que no dan el resto de delanteros.

El Real Madrid sigue líder, aunque un poco menos cada vez y con la sensación de que ya toca demostrar la mejor versión del equipo. Es cierto que ha habido lesiones y rotaciones pero Zidane tiene una oportunidad perfecta contra el Borussia de Dormund de apostar por su mejor 11. Enfrente espera un rival mucho mejor que Villareal y las Palmas.

 

Victoria en Cornellá y liderato para el Real Madrid

El partido de ayer del Real Madrid en Cornellá no pasará a la historia por su belleza. Ni falta que hace. A lo largo de toda una liga hay infinidad de partidos que un campeón tiene que ganar, sin necesidad de adornos ni de jugar bien. Se le puede llamar pegada, efectividad o competitividad.

La realidad es que el Real Madrid ganó porque el Español falló las dos que tuvo, una clarísima en la primera parte, mientras que los blancos sacaron petróleo de sus oportunidades. Una de ellas fue un golazo de James desde fuera del área. Era una jugada sin peligro, con el colombiana rodeado de dos jugadores. De la nada, sin aparente peligro, James se sacó un zurdazo que significó el 0-1, y casi el fin del partido. Tampoco había hecho nada especial hasta entonces el colombiano, ni el resto del equipo. Pero por esto el Real Madrid es el Real Madrid y James un jugadorazo.

James

James celebrando su gol en Cornellá

No me canso de decir lo bueno que es el colombiano. A nivel resolución en momentos claves está incluso a la altura e Cristiano y de Bale. Lo demostró la primera temporada, pero incluso durante la pasada, en la que a pesar de estar fuera de forma y con pocos minutos siempre tuvo recursos para sacar asistencias o goles. Me alegro que esté recuperado para la causa. Quizá no pueda ser titular indiscutible con la BBC, pero es importante que sea el jugador número 12, y que apriete a los titulares, o que incluso sea un recurso para cambiar los partidos.

El resto del partido fue una sucesión de incidentes e interrupciones hasta casi el segundo gol del Real Madrid, con una jugada maravillosa, en una combinación entre Carvajal y Lucas Vázquez, para acabar en el gol de Benzema. Nuevamente un actor secundario, como el canterano Vázquez, siempre activo, siempre peligroso.

No olvidemos que el Real Madrid compareció sin Bale y Cristiano Ronaldo  y sin Casemiro durante gran parte del partido. Pero el fondo de armario es casi ilimitado y se vieron buenas acciones de Asensio y los aportes habituales de los Modric, Kroos y compañía.

Para el olvido, por cierto, el partido de Ramos y Pepe. El portugués se contagió del de Camas. Lo de Ramos, primero con una pérdida que le supuso una temprana amarilla y después con una mano, absurda, es para analizarlo. Por suerte, el árbitro no lo vio, pero fue una mano clara, expulsión merecida, y complicaciones futuras para el equipo. Ni es la primera vez ni será la última. Y sí, Ramos es Ramos, pero también para hacer este tipo de cosas que complican más de un partido.

Bien Casilla, por cierto, que le va a poner las cosas difíciles a Keylor. Ese es el mérito de Zidane, lograr que estén todos enchufados. Hasta 11 jugadores han marcado gol y prácticamente ya han jugado todos. Ese, y la racha de victorias, que empieza a ser llamativa. Aunque está el precedente de Ancelotti, ósea que ya sabemos que lo importante no es como se empieza sino como se acaba. Pero mientras disfrutemos del liderato y de la ventaja de 3 puntos al segundo.

Zidane y el camino del éxito

La línea entre el éxito y el fracaso es especialmente delgada en el caso del fútbol. Un balón al palo, una mano del portero, un penalty fallado o un cabezado en forma de gol en el minuto de descuento. El éxito se convierte en fracaso en segundos y viceversa.

 Pero hay gente que está siempre relacionada con el éxito. Y una de esas personas se llama Zinedine Zidane. Sus éxitos deportivos como jugador fueron tan incuestionables como su indudable protagonismo en los momentos claves. Cuando tenía que aparecer aparecía, bien liderando a su selección, bien con una volea, ya mítica.

 Parece que Zidane está empeñado en trasladar su éxito como jugador a su labor como entrenador. Y que mejor manera de debutar que ganando una Copa de Europa, transformando un equipo psicológicamente hundido en uno netamente ganador. Nada de eso puede atribuirse a la suerte o baraka, y sí al talento. Y Zidane lo tiene, es indudable.

Zinedine Zidane

Zinedine Zidane, entrenando al Real Madrid

 Quizá mañana sus victorias, ahora incontestables con el Real Madrid, se conviertan en fracasos. Y su labor modélica, hasta la fecha, sea objeto de duras críticas. Llegará tarde o temprano, sin duda, porque la línea es muy delgada, y el nivel de exigencia en el Real Madrid nunca baja peldaños y sí los sube.

 Pero la realidad es que ahora mismo Zidane es una especie de urna de cristal irrompible, un entrenador incuestionable e incuestionado. Los jugadores le respetan por lo que fue, y ninguno puede ponerse a su altura en cuanto a títulos conseguidos y calidad. Incluso ahora, con más años que todos ellos, tiene más calidad y toque que ninguno. La prensa ve en Zidane a una persona educada, más bien parco en palabras, pero con las ideas claras. El presidente le venera y le tiene un aprecio como a ningún otro fichaje y la afición ve en Zidane al responsable de la Undécima.

 Y mientras, además, sigue ganando partidos y en el día a día se muestra como un entrenador que es capaz de tomar decisiones difíciles sin miedo. Un día sienta a James, otro a Isco y otro a Benzema o Varane, sus compatriotas. Y al día siguiente apuesta por Kovacic o Lucas Vázquez, los jugadores con teóricamente menos caché, y más vulnerables a ser carne de banquillo. Todo ese conjunto de decisiones además están siendo respaldadas por victorias, que finalmente es lo único que cuenta.

 Ahora mismo resulta difícil vislumbrar un futuro sin Zidane en el banquillo. Y también parece difícil que este equipo se vaya a colapsar. Pero los momentos duros vendrán, se perderán partidos y títulos, y ahí será cuando habrá que aguantar a Zidane y seguir apostando por él.

Parece difícil imaginar una gran debacle que provocase que Zidane perdiese todo ese gran caché ganado. Ni siquiera el cabezazo a Materazzi logró hacerlo, aunque aquello le costó a él y a Francia un mundial, y el retiro ideal. Y es que, al final de todo, en el fútbol, ni siquiera Zidane es perfecto.

Análisis de la Final de Champion 2015/2016: Real Madrid – Atlético de Madrid

Final Champion League

Final Champion League entre Real Madrid y Atlético de Madrid

La final de la Champion League de mañana verá de nuevo frente a frente a los dos principales equipos de Madrid, en un duelo que viene repitiéndose en los últimos años con mucha intensidad. Desde luego, el referente fue la final hace dos años, pero antes y después ambos equipos han tenido diversos enfrentamientos. A primera vista, la conclusión sería que en la Champion League el Real Madrid ha salido vencedor, contando el otro precedente en cuartos de final del año pasado. Mientras que el la liga, el Atlético de Madrid se ha convertido en el gran dominador.

Este mismo año, el equipo del ‘Cholo’ se llevó una importante victoria del Bernabéu, otra más, dejando casi siempre la sensación de que el Real Madrid tenía serios problemas contra el entramado defensivo atlético y con la velocidad de sus delanteros.

Pero tanto lo uno como lo otro pertenece al pasado, al mundo de las estadísticas, y por eso es tan difícil apostar por uno u otro. Por una parte, ambos equipos distan mucho de sus respectivas versiones de hace dos años.  De los jugadores que protagonizaron ese duelo, un buen puñado se han marchado: Casillas, Courtois, Coentrao, Alderweireld, Miranda, Khedira, Raúl García, Sosa, Di Maria, Villa, Adrian, Morata, Costa y Xabi Alonso que no jugó. Es llamativo el hecho de que ambos equipos tengan a dos nuevos porteros. En el caso atlético, Oblak ha demostrado casi tanta seguridad como el belga, y en el caso del Real Madrid, Keylor está mejor que la última versión que vimos de Iker.

Pero es que, si nos vamos al último duelo en liga, este Real Madrid, solo con la llegada de Zidane, ha cambiado por completo su estado anímico. El equipo viene de una impresionante racha de victorias, y tiene además a toda la plantilla a su disposición. Esta vez, a diferencia del año pasado, la BBC está al mejor nivel físico, y no hay bajas entre los titulares. Con respecto al partido que el pasado febrero acabó en 0-1, previsiblemente el Real Madrid presentará a Casemiro y a Marcelo y al resto de los titulares habituales.

Por parte rojiblanca, el equipo ha mejorado respecto a su versión de hace dos años. Principalmente con un jugador como Griezman, ahora mismo uno de los mejores delanteros de Europa, y un jugador en un estado de forma y confianza espectacular. Giménez sustituye a Miranda con garantías y Saúl ha demostrado más calidad que sus compañeros de hace dos años. Y además, Fernando Torres está en un momento de madurez excepcional.

Así pues, será un duelo sin excusas por parte de ambos equipos, con 90 minutos por delante y con diferentes visiones del partido. Para el Atlético es una revancha, la oportunidad de resarcirse de la durísima derrota de hace dos años. Tendrán por un lado, la motivación que da la revancha, esa nueva oportunidad y por otro lado, el miedo a volver a perder una oportunidad que no sabemos si se volverá a dar. Y ahí está el precedente del Valencia F.C.

Por parte del Real Madrid, el equipo afronta la oportunidad de ganar dos copas de Europa en tres años. Y enfrente está un rival al que ya se ganó en parecidas circunstancias, con la posible confianza que eso otorga. Creerse superior al rival es un arma de doble final, y mucho más cuando la realidad dice lo contrario. Esa posible relajación o al menos no concentración e intensidad al 120% (la que tendrá el Atlético de Madrid) puede conducir a que el Real Madrid se encuentre con un partido que no se esperaba.

Un enigma, y así lo dicen las casas de apuestas, que dan mejor ratio al Real Madrid, pero por muy poco.

Real Madrid -City: empate sin goles

Manchester City -Real Madrid

Manchester City -Real Madrid. Fuente: Angel martínez

El Real Madrid salió del Etijad Stadium con un empate a cero goles. No es el mejor resultado pero tampoco es el peor. Y eso mismo podría pensar Pelegrini, que sabe que empatando a goles en el Bernabéu está en la final de Milán. Al Real Madrid le basta con una victoria por la mínima, algo mucho más sencillo que remontar un 2-0.

Así que en cierta manera todos contentos con un partido que fue un primer tanteo entre dos equipos con estilos similares. La primera parte fue bastante aburrida, con mucho equipo plano por parte de los dos equipos, mientras que la segunda parte fue lo contrario. Se rompió el partido mediada la segunda parte, y empezaron a llegar las ocasiones, especialmente del Real Madrid. Los de Zidane tuvieron tres claras: el cabezado al larguero de Jesé, la de Casemiro con paradón de Hart y el tiro al muñeco de Pepe a bocajarro.

El City en cambio creó pocas ocasiones de peligro real, aunque por momentos daba sensación de peligro con De Bruyne y el Kun Aguero. Pero la defensa, especialmente Pepe que estuvo espectacular, neutralizaron al equipo de Pelegrini.

En el Real Madrid me gustó ademas Casemiro, Lucas, Bale y Modric, especialmente en la segunda parte. No podemos olvidar que el equipo blanco jugó sin sus dos máximos goleadores: Cristiano Ronaldo y Benzema. Dos bajas que se tienen que notar a la fuerza.

Y aquí es cuando hay que criticar a los responsables del equipo por la gestión de la plantilla. A final de temporada de nada nos servirá a los madridistas la bota de oro de Cristiano Ronaldo, si no se logra ningún título.Tampoco sirve el balón de oro. Cristiano ha jugado todos los minutos de todos los partidos, excepto el pasado de liga y este de Champion. Y todo por no querer renunciar a uno o dos goles en los minutos de la basura.

Esos 15 minutos de descanso, habrían sumado en todos estos partidos 500 o 600 minutos en total, que para un jugador de 31 años son muchos minutos de descanso. Y en cambio, Cristiano lo ha jugado todo, sin excepción. El ejemplo más tonto es el de su lesión contra el Villareal. Con el rival ya vencido con 3-0 y a una semana de un partido crucial, Cristiano jugó hasta el minuto 90, y se lesionó al intentar una chilena. Seguramente un jugador de 22 años se lo podría permitir y otro jugador sin la importancia de Cristiano Ronaldo. Pero no él.

Quizá habría que plantearse el futuro sin un jugador como el portugués. Aunque eso es otro tema y lo que toca es pensar en la vuelta.