Luis Suárez, la cartera, valors y humildat

No hace tanto tiempo se hablaba desde Barcelona de la dicotomía cantera vs cartera, en referencia a los fichajes multimillonarios del Real Madrid. Aprovechando los fichajes mediáticos de Florentino Pérez y la excelente generación de futbolistas canteranos del Barcelona, se hizo mucha demagogia en una permanente campaña propagandística.

El arzobispo de Barcelona llegó a criticar el fichaje de Cristiano; las críticas al luso fueron continuas y se pregonó por activa y por pasiva que el Barcelona nunca haría eso, que era un club muy humilde y que siempre apostaba por la cantera (en los últimos años ha sido uno de los 10 equipos que más ha gastado y el de más alta masa salarial).

Y hete aquí, que este Barcelona, una vez que la producción canterana es menor y mayor la capacidad de gastar, se ha lanzado al mercado a fichar futbolistas gastando altas cantidades. No es algo nuevo, puesto que Maradona, Ronaldo o Rivaldo no llegaron precisamente gratis. Pero daba igual, la venta hasta las naúseas de un modelo particular y diferente llevó incluso a uno de los jugadores referentes del Barcelona, Piqué  a decir cosas como ésta:

«El Madrid está un año sin ganar títulos y se gasta 160 millones en tres jugadores. El Barcelona no puede hacer eso. Somos diferentes porque podemos competir con ellos sin gastar tanto dinero. Obviamente podemos fichar a Neymar por 60 o 70 millones, pero no a dos o tres jugadores». 

 Evidentemente Piqué, como el resto de aduladores daba por hecho que Neymar había fichado por amor al club y no por unas sumas ingentes de dinero. También olvidaba por el camino los 40 millones de Villa, Alves o Alexis, por citar algunos de los muchos.

Y así, tras un año sin títulos y con la sanción de la FIFA de no poder fichar, cautelar y convenientemente aplazada, el Barcelona se ha lanzado a fichar todo lo posible. Da igual la posición: portero, mediocampista o delantero. Y también da igual el precio, como se observa con el fichaje de Suárez. No sabemos si son 73 millones de euros o de libras esterlinas. Pero entre él, Neymar y los otros tres fichajes superan de largo los 200 millones de euros.

Más curioso va a resultar la transformación de Suárez de un futbolista cuanto menos polémico a un tipo humilde, hecho a sí mismo y con valors. Como escuchamos a un directivo del Barcelona , tiene mucho mérito la disculpa pública de Suárez. También lo tiene morder por tercera ocasión, sobre todo a nivel dental; gran dentadura la del uruguayo. Con todo, el problema de Suárez es que no empezará hasta octubre, tras una sanción de la FIFA ejemplarizante y excesiva para mi gusto. 

 Pero todo eso dará igual, porque ya se encargará el  Barcelona de  tergiversar lo que haga falta. Se repetirá la historia, y ese gran club (mes que un club) y esa gran prensa de ese país pequeñito, volverá a rehacer la historia a su gusto. La misma historia que decía que el Real Madrid fue el equipo de Franco, que Bernabeu robó a Di Stefano, que Neymar solo costó 56 millones o que el Barcelona, en la mejor época de su historia fue un club muy humilde.

El Real Madrid sale vapuleado de Anfield

Los que de manera inocente creímos en la remontada, pensamos en el mejor Real Madrid de la Copa de Europa, aquél que avasallaba a sus rivales en el Bernabéu y que también los miraba de frente en territorio ajeno. Como dice Redondo cuando el Real Madrid visitó Old Traford los jugadores creían en sí mismos, tenían mentalidad ganadora y no se arrugaban en ningún campo. Justo lo que faltó ayer.

Liverpool 4 Real Madrid 0

Marcador indicando el Liverpool 4 Real Madrid 0

Después del espectacular repaso del Liverpool, con 45 minutos en los que el equipo blanco apenas olió el balón se confirma lo de los últimos 4 años. Es decir, a este Real le falta grandeza, le falta empaque y todos los jugadores que parecen buenos en la liga doméstica se diluyen como azucarillos en Europa.

No se si pensar que es falta de calidad o falta de carácter, o incluso los dos. También se me ocurre que es un equipo con jugadores claves muy jóvenes. Ninguno de ellos estuvo bien: a Gago se lo comieron en el medio y apenas dio un par de buenos pases; Higuaín fue incapaz de controlar un balón y Ramos demostró que se ha estancado. Por si fuera poco, Pepe se fue desquiciando y a Lass le faltaron los apoyos.

Aunque también es cierto que los más veteranos como Cannavaro,Heinze o Raúl no están tampoco a la altura. Lo peor de todo es que ninguno de ellos dio la sensación de peligro, ninguno dio un pase adelante y dijo aquello de «aquí estoy yo». Y el que menos de todos Robben, un jugador con inmejorables cualidades que todavía no ha demostrado su valía en los grades partidos.

Uno a uno todos los jugadores del Real Madrid fueron superados por sus pares; Torres no tiene ni comparación con Raúl; el medio de campo rojo se merendó al merengue; Gerard es simplemente mejor que cualquier jugador blanco. Y sobre todo Benitez fue mucho más listo y hábil que Juande Ramos. Ya sea porque tiene un equipo ya maduro o porque supo motivar mejor a sus jugadores, dio la sensación de que el Liverpool en el total de los 180 minutos , lo tenía todo absolutamente controlado.

Son ya cinco años sin pasar ninguna eliminatoria, y lo peor de todo dejando una terrible sensación de impotencia. En el partido de ayer parecían dos equipos de distintos niveles. Uno rápido, potente que siempre se adelantaba a todos los balones, el otro lento, impreciso, superado. Solamente queda aquello de nos salvamos de la goleada gracias al portero. Gracias a un magnífico Casillas no se produjo un resultado de escándalo. Pero esos eran los típicos comentarios que se oían antes en el Bernabeú cuando el mejor del equipo rival era portero ,precisamente porque el Real Madrid llegaba tantas veces que le daba la oportunidad de lucirse.

Tampoco ayudó el árbitro todo hay que decirlo, aunque sin esas dos jugadas claves no creo que nadie dude que el Liverpool habría barrido en todo caso al Madrid. también eso diferencia a los equipos grandes, que son capaces de superar los golpes arbitrales, cosa que no supo hacer el Real Madrid que parecía realmente desquiciado.

Aquellos tiempos están muy lejanos y hasta nuevas noticias sólo nos queda su recuerdo, y bueno también la comparación con un Liverpool que vapuleó al Real Madrid de la misma manera que aquel solía hacerlo con sus rivales.

Y mientras cuento esto se oye de fondo: ¡»You will never walk aloneeeee»!

Fernando Torres y Kaka, dos maneras de pensar

Kaká y Fernando Torres

Kaká y Fernando Torres

Me han sorprendido tanto unas declaraciones de Fernando Torres que he pensado que tenía que comentarlas. Comenta varios aspectos del posible fichaje de Kaká al Manchester City:

«Los grandes jugadores quieren ganar trofeos y el Manchester City ni siquiera es uno de los equipos que compiten por los trofeos en Inglaterra. Están luchando para seguir en la Premier o para llegar a la mitad de la tabla».

 «Sería un contrato fantástico, pero hay otras cosas que son más importantes que el dinero. Un jugador quiere ser recordado por lo que ha ganado. Imagínense diez años después de retirarte, miras hacia atrás y ves que no estás en ninguna foto, que no tienes medallas, que no hay trofeos. Es como jugar para nada»,

Fernando Torres dice verdades que seguramente él pensaría cuando decidió abandonar el Atletico de Madrid. Aunque por supuesto que no es comparable el Atletico de Madrid con el Manchester City, también es verdad que tampoco es comparable el Liverpool con el Atletico.

Torres ha visto como su imagen ha despegado definitivamente, y no sólo por la magnífica Eurocopa que ha aumentado el cache de todos los españoles, sino también por sus mucho goles con el Liverpool.

Como bien dice, para un jugador que podría jugar de titular indiscutible en cualquier equipo de mundo y por tanto ganar títulos, el dinero no es lo más importante. Al menos cuando se manejan esas cantidades. Porque está claro que Kaká ha ganado ya mucho más de lo que cualquiera de nosotros ganará en toda su vida (a no ser que uno de mis lectores sea Madoff).

Así que, su marcha al Manchester City sería realmente decepcionante porque por muchos fichajes que hagan tardarán al menos 3 o 4 años en construir un equipo sólido y ganador al estilo del Chelsea.Y aún así, con todo lo gastado, el Chelsea no ha conquistado la ansiada Copa de Europa.

Es cierto que Kaká ya ha ganado bastante, a título individual el Balón de oro y Fifa World player, ambos en 2007, y a título colectivo una liga y una Champion League con el Milán. Pero aún así, un jugador de su categoría debería aspirar a hacer historia, a ganar muchas ligas y copas de Europa y por supuesto mundiales con su selección.

A estas alturas desconozco si finalmente se marchará o no, y parece que a última hora le han surgido dudas, lo que hablaría bastante bien acerca de Kaká, del que siempre he creído que era un chico sensato y equilibrado. En caso de irse, el tiempo dirá si Kaká ha acertado o no. Lo que está claro que como dice Torres a un jugador no se le recuerda por el mucho dinero ganado sino por los títulos conseguidos.

Fuente:

http://www.as.com/futbol/articulo/torres-city-equipo-adecuado-kaka/dasftb/20090117dasdasftb_14/Tes