Fútbol americano, nivel avanzado

De cara al apasionante partido de Superbowl de esta noche termino con la serie de artículos sobre fútbol americano. Comenzaremos este artículo mostrando una imagen que puede mostrar una típica formación de ataque y otra típica de defensa:

Este esquema muestra por un lado una “I-formation” de la que ya hemos hablado, que tiene como objetivo que bien el fullback o el halfback recivan la pelota para correr. Para ello, los 6 hombres que se encuentran tras la línea de scrimmenage (línea negra) deberán abrir un hueco. Si este es suficientemente amplio, el Halfback, normalmente el encargado de correr distancias más largas, como vimos en anteriores post, romperá por el centro colándose entre los defensores hasta ser parado bien por un linebacker o por un safety o cornerback que llegue en su ayuda.

La otra opción de ruptura será bien por el lado izquierdo o por el lado derecho, corriendo en esa dirección evitando el centro que siempre está más poblado y recibiendo la apertura del Fullback, que correrá por delante abriendo camino. A cambio, deberá correr más distancia en diagonal con el riesgo de que los defensas se den cuenta del movimiento y le plaquen antes de que  su línea de ataque le pueda abrir el hueco.

Esta formación de ataque no se limita a correr y también puede contemplar la ejecución de un pase, bien a cualquiera de los Wide Reciver o bien al propio halfback o fullback que se abrirían a derecha o izquierda o correrían hacia adelante en cuanto empiece la jugada, o incluso al Tight End, que en vez de quedarse resguardando al quartecback, se abra y comience a correr. El Tight End a veces hace la función de receptor y otras forma parte de la línea encargada de proteger al quartecback junto con el resto de la línea ofensiva. Normalmente no tienen que correr grandes distancias como los Wide Receiver y son jugadores “menos finos”, aunque ha habido auténticos especialistas.

Para concluir esta formación atacante y como concepto válido para todas ellas, el éxito del ataque consiste en ocultar hasta el último momento si va a tratarse de un ataque “con pase” o “con carrera”. Cuanto más dude la defensa y mejor hagan su trabajo todos los atacantes corriendo para simular que van a recibir un pase, abriendo huecos para el corredor o simulando una carrera, más posibilidad de éxito tendrá la ofensiva.

Para la defensiva le queda el ingrato trabajo de adivinar una de las dos opciones y después de parar al portador del balón, evitando que este corra muchas yardas.  En cierta manera se debe establecer la defensa en función de lo que haga el rival. Si se piensa que va a correr lo mejor generalmente será optar por una línea defensiva con muchos hombres arriba, generalmente en formación 5-2 o 5-3. Los cinco hombres de arriba serían los más pesados y potentes, los 2 o 3 serían los linebackers, jugadores mixtos, y por detrás habría 4 o 3 defensores respectivamente, “cubriendo las espaldas”, preparados para correr y placar si se cuela algún atacante.

La otra opción es tratar de evitar que los atacantes reciban el balón y para ello se optará por formaciones con pocos hombres arriba,y muchos por detrás. Dos líneas tipo 3-4 (y otros 4 detrás) o incluso 3-3, con 5 detrás. Esta última pretende evitar que el rival llegue a la endzone permitiendo que pueda hacer 10 o 15 yardas pero no más.

Como decía, la defensiva no sabe que va a hacer el atacante, y este puede en función de la misma cambiar a última hora su estrategia. Por eso, cualquiera de las dos versiones anteriores tiene como peligro que o bien es muy vulnerable a los pases(5-2, 5-3) o bien es muy vulnerable a las carreras.

Por eso, he apostado en la imagen primera por una defensa equilibrada, una 4 – 3 típica que puede resultar efectiva para cualquier tipo de ataque. En condiciones normales, esta defensa asegura buena efectividad tanto contra pases como contra carreras, porque por un lado cierra bien el centro, con 7 hombres, pero por otro, permite a los linebackers la libertad de correr hacia atrás si finalmente se ejecuta un pase.

La ejecución de la jugada dependerá ya de muchos factores, siendo uno de ellos si la defensa es zonal o al hombre, o mixta. En el primer caso, cada jugador se va a encargar de una zona determinada mientras que en la defensa al hombre , sigue cada uno a su par,independientemente de los movimientos del resto de atacantes. Una defensa mixta hará que algunos defensas se encargen de atacantes en concreto mientras que otros ocupan zonas del campo determinadas.

Existen además dos variantes: una es una doble defensa al hombre, que se utiliza por ejemplo contra wide receivers de muchísima calidad. Estos son tan rápidos y precisos que un sólo hombre lo tiene muy díficil en caso de que este reciba un buen pase. Aquí, hay que recordar que previamente el wide receiver tiene trazada una ruta determinada, que conoce el quatercback. El defensor, ignora esa ruta y en cualquier momento puede verse quebrado por el atacante. De ahí que ante determinados atacantes, sobre todo cuando existe un quartecback preciso, se utilicen dobles defensas al hombre. La otra variante, reside en otorgar a uno o varios linebackers libertad para tomar decisiones en función del desenlace del juego atacante. Para ello se requiere mucha visión y confianza en jugadores con experiencia o con alta capacidad de lectura del juego rival.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *