La verdad de la Cantera (I): Barcelona

Por activa y por pasiva se nos ha hablado de Guardiola como alguien que apuesta por la cantera, como el gran artífice de este Barcelona repleto de canteranos. Para ello, se ha utilizado la dicotomía cantera vs cartera y se ha utilizado también un discurso poco claro en cuanto a que es la cantera. Es tan fuerte el discurso que nadie osa siquiera plantear los datos como son, y rebatirlos como lo que es, una gran mentira.

Quizá antes de nada habría que decir que entiendo yo por cantera. Para mi un canterano es alguien que se forma en las categorías inferiores de un club y se desarrolla futbolísticamente en el mismo hasta alcanzar una madurez suficiente. Y luego, si hay suerte y alcanza ya el primer equipo lo hace como canterano, siguiendo su proceso de formación pero ya en otro etapa.

Canteranos del Barcelona: Bojan, Iniesta, Puyol, Busquets y Piqué

Canteranos del Barcelona: Bojan, Iniesta, Puyol, Busquets y Piqué

 Es decir, que cualquier chico que entre en las categorías inferiores, digamos que entre los 7 y los 14 años, pendiente de desarrollarse futbolísticamente es susceptible de ser canterano si permanece en el club hasta que se convierte en un jugador ya con una base sólida y definida, normalmente hasta los 19 o 20 años.  La FIFA establece que será canterano aquel que haya estado de los 15 a los 21 en un club. Una definición como cualquier otra que solamente sirve de cara a los derechos de formación.

Para mi, por ejemplo Puyol o Busquets que llegaron al Barcelona con 17 años no son canteranos.  Y no lo son por edad aunque hayan jugado un año en el juvenil y otro en el B. Son jugadores que han se han desarrollado en otros clubes.  De la misma manera que Marcelo o Varanne nunca serán canteranos. ¿Qué diferencia hay entre jugar un año en el segundo equipo y aprender a hacerlo en el primer equipo de suplente? La diferencia no es solo que llegasen con 18 años sino quizá que sean extranjeros, porque al igual que los otros dos son jugadores formados en otro club o al igual que Negredo considerado siempre canterano del Real Madrid.

 Lo mismo es aplicable a aquellos jugadores que maduran futbolísticamente en otros clubes aunque parte de su formación inicial sea en el club de origen. El caso más llamativo es el de Cesc, canterano de 40 millones de euros que si no hubiese sido por su propio tesón y las oportunidades que Wenger le dio, quizá se habría quedado como otras decenas de canteranos, sin debutar jamás en primera.El, que emigró con 15 años, como Piqué que lo hizo con 16, se formaron en una primer etapa en el barcelona, alcanzaron gran parte de su madurez en el Arsenal y el Manchester United respectivamente. El fichaje de Cesc o el de Piqué son eso precisamente, fichajes a precio elevado el primero y no el retorno de un canterano. El retorno de un canterano sería el caso por ejemplo de Cuenca que ha jugado un año fuera pero se ha formado íntegramente en el club. Porque la cantera es por definición encontrar recursos propios sin necesidad de recurrir a fichajes. Y ambos han costado dinero, siendo fichados como jugadores formados en otros clubes.

La cantera es en todo caso una apuesta prioritaria por gente de las categorías inferiores. Una apuesta por chavales cuyo rendimiento no se sabe cuál va a ser con la ventaja de que el coste es muy pequeño. Obviamente ni el fichaje de Cesc ni el de Piqué entran en esta definición.

Por tanto, un club que apuesta específicamente por la cantera es aquel que apuesta mayoritariamente y prioritariamente por gente de las categorías inferiores. Ello se hace, bien por política de club o bien porque es necesario económicamente. Son exponentes claros de esta política el Ajax, el Bilbao o el Espanyol.

Si comparamos a estos equipos con el Barcelona de Guardiola veremos la diferencia. Guardiola se encontró un equipo con 5 canteranos: Xavi, Iniesta, Messi, Valdés y Puyol (que no lo es como hemos visto). La columna vertebral del equipo actual que fueron los mismos que un año antes perdieron 4-1 en el Bernabeu haciendo pasillo al campeón de liga.

 A esos les añadió a Busquets y Pedrito, que tampoco son exponentes claros de la cantera ya que ambos se incorporaron al club con 17 años. Este es sin duda el gran mérito de Guardiola, sacar el máximo rendimiento de estos dos chavales. Su gran aportación, pero no una apuesta clara y sistemática por la cantera. Un mérito que no olvidemos que es casual porque se incorporaron a ambos jugadores porque el Barcelona no tenía ya mas dinero para fichar. Un fruto casual como lo es en muchas ocasiones la aparición de jugadores de categorías inferiores. Prima la necesidad por encima del concepto.

 Y aquí vienen los datos. Desde la temporada 2008/2009 Guardiola ha fichado a 17 jugadores por un valor total de 341 millones de euros. Una cifra superior a cualquier otro club menos el Real Madrid, que ya se sabe que es el equipo por excelencia de la política de la cartera. Curioso que mientras el club “carterista” por definición sea el primero que más gasta, el segundo que más gasta sea un club “canterista” por definición.  Ya digo, es cuestión de conceptos y de discursos.

 Como canteranos puros (no cuento a Busquets ni Pedrito) Guardiola subió al primer equipo durante su segundo año a Jefren, que jugó 404 y 304 en sus dos temporadas en primera división antes de que le vendiesen. También contó Guardiola con Fontás que el año pasado jugó 460 minutos y este 78 minutos a pesar de que el Barcelona ha tenido importantes bajas en el puesto de central.

De los jugadores canteranos por los que ha apostado Guardiola, que de verdad es canterano y se está asentando en el primer equipo es Thiago. En el debe de Guardiola está el vender a otro canterano prometedor como Bojan a cambio de fichar a delanteros no canteranos.

 Esta es la realidad del Barcelona más allá de los minutos disputados por jugadores de la cantera en partidillos de Copa del Rey y Champion League donde el Barcelona no se juega nada, no tan distinto a lo que ha hecho Mourinho en el Real Madrid. Porque a la ahora de la verdad, a excepción de los no canteranos, Busquets y Pedrito, el único canterano significativo es Thiago, eso sí, tras gastar 341 millones y fichar a 17 jugadores.

 En el club vecino, el Español, otro club de cantera, se han gastado en esos mismos 4 años 36 millones de euros, 10 veces menos que el Barcelona, y se han incorporado al primer equipo 11 canteranos, que han jugado regularmente. Once jugadores los cuáles muchos son titulares y otros son suplentes pero que juegan minutos de verdad y no ratos muertos entre partidos. Un equipo, el Español, canterano son mayúsculas, muy alejado del modelo de la cartera de los grandes, con Real Madrid y Barcelona a la cabeza, y que sin embargo, no tenía la prensa y el discurso bien formado e hilado de otros.

 

Tercer partido: dura derrota del Real Madrid

Cuentan los expertos de la segunda guerra mundial que la clave en el desembarco de Normandía era poder conquistar las cabezas de playa. De esa manera se crearía un frente de ataque desde el que poder desembarcar tanques, material y demás elementos logísticos. Así pues, lo realmente duro fueron esas primeras horas en las que el fuego enemigo batía la playa y en la que los soldados avanzaban centímetro a centímetro con numerosas bajas.

Ese fue ayer el planteamiento de Mourinho durante el partido. El plan era claro y constaba de dos fases muy claras:

-La primera parte: el equipo salía con el ya famoso trivote, aunque menos consistente por las bajas de Kherida y de Carvalho, con la idea de aguantar las acometidas del Barcelona. Pero lo haría no tan atrás como durante el primer partido de liga ni tan presionante como en la primera parte de la copa del rey. La idea era evitar el desgaste físico y no permitirle al Barcelona marcar un gol que sería clave.

De esta manera se reducía el peligro a los segundos 45 minutos de la segunda parte. El guión a la vista de lo acontecido en los primeros 45 minutos salió bien. El Barcelona tuvo solamente dos ocasiones con un disparo lejano de Villa y una peligrosa internada de Xavi en el área. El resto del tiempo el equipo azulgrana tuvo la posesión del balón pero sin peligro alguno. Y no lo tenían por dos circunstancias. Una porque el Barcelona no arriesgó ni un balón. Ningún jugador, a excepción de Messi, se daba la vuelta y encaraba. Eran todo pases atrás sin profundidad esperando a que el Real Madrid presionase. Por su parte el equipo blanco esperaba con menos agresividad que en la copa para evitar tarjetas pero también sin crear peligro.

– Segunda fase. Como en Normadía se trataba de aguantar el fuego enemigo a la espera de que llegasen más soldados, para aumentar el número e ir avanzando poco a poco. La táctica de Mourinho en la segunda parte era ir incrementando la intensidad y la superioridad física del equipo. Así, comienza el Madrid a presionarles más arriba. Con la incorporación de Adebayor se fijan a los centrales y se ganan más balones. Se comienza a disputar el balón subiendo todas las líneas y creando una presión más intensa. El Barcelona empezó a perder más balones, con salidas de balón menos limpias.

A su vez esta segunda fase comprendía dos momentos. Uno en el que el riesgo asumido por el equipo blanco en la presión era digamos un riesgo medio, con una presión no en todo el campo pero si intensa. Y eso era así por lo ya explicado más arriba, porque un gol en contra en Champion league significa casi perder la eliminatoria. No se podía plantear un partido como el de la Copa del Rey porque quedaban 90 minutos en el Camp Nou, pero tampoco un partido como el de liga porque el 0-0 también es un resultado corto. Y por eso, Mourinho pensó que lo idóneo era reducir el riesgo al menor tiempo posible, es decir, los últimos 25 minutos.

pepe-alves

Así, el plan de Mourinho según explicó en rueda de prensa: “Queríamos no encajar goles y luego atacar cuando el rival estuviera frustrado. Teníamos pensado sacar a Kaka por Lass y que jugara detrás de los tres delanteros a partir del minuto 65, pero con la expulsión no hemos podido”. Después seguramente  se realizaría un cambio ofensivo como Benzema por Di Maria. Se trataba de limitar el riesgo a 25 minutos, con tres jugadores de ataque frescos como Adebayor, Kaká y Benzema(o Higuain), aprovechando el cansancio del Barcelona.

Por supuesto, no sabemos lo que habría pasado si en el minuto 60 el árbitro no hubiese expulsado a Pepe como no sabemos que hubiese pasado si los alemanes hubiesen rechazado a los americanos en Omaha. Pero lo que si está claro es que hasta ese momento la eliminatoria no corría peligro para el Real Madrid. El Barcelona apenas había llegado con peligro y el único que hacía algo era Messi con algún intento de Villa.

Es curioso que los que hablan de estilo del Barcelona no cuentan el número de pases horizontales del Barcelona ni las llegadas al área que son poquísimas. El Barcelona y sus seguidores empiezan a creer que el fútbol total consiste en tocar muchas veces y en no llegar al área. Como el niño que es capaz de hacer 200 toques sin que se caiga el balón, los azulgrana hablan de fútbol cuando en realidad se refieren a ronditos. Y lo dicen todos, y no solo sus aficionados, desde Xavi hasta Piqué, como si el planteamiento del Barcelona si pareciese si quiera un poco al fútbol total de Holanda o del Ajax, consistente en amedrentar al rival a base de llegadas al área, tiros a puerta, regates y goles. Ayer sin embargo, hasta la expulsión de Pepe el Barcelona tiró 4 veces y solamente 1 a puerta. Sus centros al área fueron solamente 6. Los números del Real Madrid no son muy distintos con 4 tiros y uno a puerta y 5 centros al área.

Esos son los datos del partido hasta la expulsión del Pepe que tiene un doble efecto. Por un lado, el Real Madrid pierde a un jugador con lo que significa jugar 30 minutos con uno menos. Pero por otro, pierde al hombre clave en la presión, que además permitía al equipo secar a Messi que hasta entonces no se había acercado al área con peligro. A partir de ahí se genera ya un clima sobre el campo imposible de sostener, y desde ese momento la eliminatoria, con equipos tan igualados, se rompe definitivamente. La expulsión de Pepe condicionó todo el plan del Real Madrid, que no olvidemos que con 11 contra 11 hasta ahora no había perdido en estos tres duelos contra el Barcelona.

Así pues, frustado el desembarco madridista hay que preguntarse tal y como hace Mourinho por el motivo de la expulsión y por sus circunstancias. No es un tema menor puesto que es el hecho que lo condiciona todo. Pero vayamos por partes y analicemos algunos hechos que son importantes:

– Después del primer clásico comienza una campaña anti-Pepe. El jugador clave del Real Madrid para parar al equipo blaugrana es el objeto de ira de toda la prensa catalana. Como si hubiese roto tibias y peronés en los dos partidos de liga y copa del rey se le acusa de todo. La idea es crear una presión para formar la idea de que es un jugador peligroso. La verdad es que Pepe es un jugador agresivo como tantos otros en la liga y como la mayoría de los centrales. No es diferente su actitud de ir a por el balón de lo que hace Puyol, Javi navarro, Perea o tantos otros. Tiene eso sí en su haber el zapateado a Casquero, un hecho lamentable por el que ya fue juzgado. Le cayó una sanción ejemplar (hay equipos que no cumplen sanciones) y además socialmente también fue recriminado. Como cualquier criminal, ya cumplió su pena.

Antes del partido Guardiola se queja del árbitro portugués por considerar que puede beneficiar al Real Madrid por tener jugadores portugueses. Se teme que beneficie a un Real Madrid que juega, según la prensa catalana, al límite, parando el juego sin parar. Lo que no se dice es que en la copa del rey el Madrid hizo 24 faltas y el Barcelona 22, con Alves con 6 con el mayor número de faltas.

– Después del partido, Wolfgang Stark, un árbitro que se declara seguidor y fan de Messi, declara lo siguiente: “Pepe tiene tantos antecedentes con entradas tan fuertes de ese tipo, que me vi obligado a expulsarle”.

Así pues, su expulsión no responde a la entrada en sí, sino a los precedentes. Es decir, los árbitros están influenciados por lo que ven y por lo que escuchan. Porque si se empiezan a arbitrar los partidos según precedentes deberíamos directamente expulsar a Alves por reiteración de tarjetas, a Busquets, Pepe y Ramos por hacer faltas y directamente conceder goles a Messi y Cr7. Simplemente un despropósito.

Pero es más, si vamos a la entrada en cuestión vemos como en otros partidos ni siquiera se sanciona con falta. Estoy seguro de que los azulgrana que ven en esa falta roja no la veían con Busquets. Estas dos entradas que son iguales exactamente y que están separadas en el tiempo por una semana se diferencian en dos cosas. En una, Pepe es expulsado con tarjeta roja directa, en la otra Busquets no es ni amonestado. La otra diferencia es que Xabi se levantó rápidamente sin hacer teatro mientras que Alves se revolcó por el suelo hasta salir en camilla. Eso sí luego volvió rápidamente al campo. Pero aún más grave es que la misma entrada o más peligrosa no se ha sancionado otras veces, como en este caso de Alves.

Y esto, es algo que ayer hicieron mucho los ejemplares jugadores azulgranas, tirarse constantemente como fulminados por los rayos laser que les apuntaban desde la grada. Primero Pedrito simulando un golpe en la cara de Arbeloa y después Busquets simulando un manotazo de Marcelo.Lo preocupante es que es algo que se lleva repitiendo en los clásicos con fingimientos constantes por parte del Barcelona. Ese si es un comportamiento antifutbolístico, donde un jugador simula una agresión, intentando engañar al árbitro perjudicando a un compañero de profesión.

Pero incluso si profundizamos un poco más, después de la entrada de Pepe el árbitro pita falta a favor del Real Madrid!! Se ve claramente en las imágenes como Stark señala con la mano hacia la portería de Valdés. Después el línea y sobre todo las protestas de todo el equipo del Barcelona!!, hacen el resto. Un árbitro acosado y rodeado por 11 futbolistas, incluido el portero, y sobre todo un protagonista, Pepe, de dudosa reputación. Y detrás el poder mediático de los que designan árbitros. Así se entiende algo mejor la acción que nos sorprendió a todos y no solo a los madridistas porque si leemos la prensa internacional, que es un baremo de neutralidad, comprobamos el estupor de muchos.De hecho, los ingleses se plantean muchas dudas y están preocupados por el arbitraje.

Así pues, que cada cuál tome sus conclusiones. Para mi el árbitro condiciona la eliminatoria, como la condicionó el árbitro expulsando a Van Persie o no pitando 4 penalties en Stanford Bridge. Eso fue justamente lo que dijo legítimamente Mourinho y por lo que el Barcelona le quiere denunciar. Y es que el pensamiento único fascista del Barcelona no permite expresarse de ningún mono. Ni se puede jugar un fútbol distinto del que ellos plantean so capa de ser acusados de antifútbol (lo repiten hasta la saciedad los ejemplares canteranos del Barcelona) ni se puede denunciar en rueda de prensa un trato de favor que ayer decantó una eliminatoria que hasta entonces era igualada.

Primera batalla: empate técnico entre Real Madrid vs Barcelona.

Como si se tratase de la Batalla de Dunkerque, ayer Real Madrid y Barcelona se enfrentaron en un duelo cuyo resultado podría ser considerado como empate técnico. Por un lado, los azulgrana lograron mantener su ventaja de 8 puntos en liga, asegurando prácticamente el título. Además, fieles a su juego lograron una mayor posesión del juego en lo que es su distintivo mayor. Por su parte, el Real Madrid, a pesar de perder prácticamente todas las posibilidades del título de liga, logró con 10 jugadores remontar un resultado adverso e inyectar moral de cara a los próximos duelos.

Si los alemanes pudieron haber exterminado en su día la totalidad de los ejércitos aliados en la retirada de Dunkerque y no lo hicieron, podríamos hacer un simíl con el partido de ayer en el que las fuerzas guardiolistas no pudieron o quisieron dar la puntilla a un herido equipo blanco. Con diez jugadores y con el resultado en contra era el momento perfecto para humillar y exterminar a los muchachos de Mourinho, como a buen seguro les hubiera gustado hacer a los Xavi, Messi y compañía, jugadores maravillosos que sin embargo en ocasiones parecen movidos más por el odio que por el fútbol.

En todo caso, el partido dejó varias lecturas interesantes como “la variante Pepe”. Insertado como otro mediocampista más, el partido del luso fue apoteósico. Sin arrugarse ni un instante desbarató el medio campo azulgrana que en ningún momento mostró su mejor versión. Atenazados Iniesta y Xavi, gracias también al trabajo de Alonso y Khedira , la salida del balón recayó en los centrales. En un pasmoso ejercicio de paciencia, el Barcelona tocaba sin parar en su campo, sin llegar a alcanzar la línea de tres cuartos. Piqué para Puyol, este para Alves y este para Busquets fueron las combinaciones más repetidas. Todo ello mientras el Real Madrid esperaba pacientemente en su campo a la vista de una oportunidad para robar y salir al contragolpe.

Sin embargo el guión cambió completamente con la expulsión de Albiol. Con 10 y con un medio campo ya sin un trivote, el Barcelona empezó a acercarse con peligro, esta vez sí, al área madridista. Como los alemanes en Durkerque, que llegaron a estar a solamente 14 kilómetros de las tropas británicas,concentradas y cercadas a la espera de su evacuación, el Real Madrid esperaba casi con resignación el golpe final. Y sin embargo, el general Mourinho con dos cambios claves: la entrada de Ozil y de Adebayor logró cambiar el rumbo del partido. A partir de entonces, el Real Madrid logró estirarse un poco más hasta el penalty de Alves, que debió, es justo decirlo, merecer la expulsión.

Así acabó el partido, con la sensación por parte del madridistmo de que se habían salvado de un mal mayor, habiendo logrado un empate que les permite mantener sus fuerzas casi intactas para los partidos venidores. La historia nos dice que los alidos, tras evacuar a más de 300.000 soldados británicos y frances, lograría dos años más tarde imponerse en Africa al mariscal Rommel por superioridad táctica y numérica, y dar la puntilla final con el desembarco de Normadía. Por el camino, eso sí, hubo que conquistar Omaha y después vencer en la batalla de las Ardenas. Aquí solamente hay que esperar 3 días para saber si la Copa del Rey será para el Real Madrid lo que fue para los aliados el desembarco en Africa. Aunque la historia es historia y esto solo es fútbol.