El fútbol español se moderniza

nuevos_logos_copafutbol

Ayer se anunciaron cambios en el formato de la Copa del Rey y de la Supercopa. Ambas competiciones necesitaban una modificación para hacerlas más interesantes y para encajarlas dentro de un calendario sobrecargado de partidos.

Esta vez creo que Rubiales ha acertado por completo. En primer lugar, se propone una Copa del Rey a partido único en el campo del más débil, incluyendo a equipos no profesionales hasta división regional. El hecho de incluir a equipos muy modestos les da a todos esos clubes una gran oportunidad. Podrán hacer taquilla si se enfrentan a equipos de mayor categoría y avivar los sueños de sus aficionados. Es además una extraordinaria fuente de motivación para todos esos jugadores modestos que sueñan con destacar y tener una oportunidad.

Además, el formato de partido único aumenta las probabilidades de los equipos más modestos y elimina un partido a doble vuelta que no hace más que sobrecargar el calendario, especialmente para los equipos de primera división. La semifinal a doble partido tiene sentido para hacer taquilla ambos clubes y por el interés propio de esa ronda.

En cuanto a la Supercopa y su ubicación en enero al estilo de la Copa del Rey de baloncesto, lo considero también un acierto. En agosto, con la pretemporada todavía en marcha, se desluce un título al que muchos jugadores acuden fuera de forma. Y además impiden a los clubes participantes realizar una pretemporada ordenada. Su ubicación en enero garantiza que los equipos acudirán ya rodados.

El formato de Final Four trata también de copiar el formato del baloncesto y tiene sentido. Aunque hay que ver como afecta a los futbolistas jugar en tan poco tiempo. Habrá que observar como se planifica, aunque sería lógico que las semifinales se disputasen un jueves y la final en domingo, como el Mundialito de clubes.

La ubicación de la competición en países extranjeros tiene que ver con la globalización del fútbol y con la necesidad de hacer caja. Si se quiere hacer una competición que tenga sentido, ha de generar ingresos. Y disputar posibles partidos entre Real Madrid, F.C.Barcelona, Atlético de Madrid y Valencia, que serían los participantes de la próxima edición, será sin duda muy atractivo para los aficionados de otros países.

Personalmente soy partidario de llevar el fútbol español a otros países, de la misma manera que hace la NBA o la NFL con sus competiciones. Los aficionados de los principales clubes son españoles, pero también de otras muchas nacionalidades. Además del efecto económico ya mencionado.

El fútbol tiene que modernizarse y ya ha empezado a hacerlo con nuevas tecnologías como el VAR. Eso sí todavía muy mejorables y más en la liga española. Su uso casi modélico en la Champions es el espejo. Esperemos que el fútbol español no deje de seguir mejorando porque su futuro está en jugo y la Superliga Europa parece una realidad próxima. Todos estos cambios ayudarán a optimizar un deporte que ha pecado con demasiada frecuencia de conservadurismo.

Excesiva y dolorosa derrota: 0-3

Hay una máxima en el fútbol que actúa como refrán y que normalmente se cumple, y es que cuando un equipo perdona, lo suele pagar al final. Ese podría ser el mejor resumen del partido de vuelta de las semifinales de Copa de ayer, entre Real Madrid y F.C.Barcelona. El Real Madrid perdonó en exceso y lo pagó carísimo, no solo con una derrota sino con una dolorosa goleada en contra por 0-3.

El casillero a cero del Real Madrid revela uno de los muchos de los problemas actuales de este Real Madrid, la falta de gol. En contra de la leyenda de la pegada, que realmente se remonta hasta tiempos de Ronaldo Nazario, con una gran efectividad en pocas llegadas, el equipo blanco ayer remató hasta 14 veces, algunas de ellas muy claras, sobre todo en botas del joven brasileño, Vinicius.

Y remarco lo de joven porque desde ese adjetivo se puede contemporizar sus acciones de ayer, dándole el mérito que merecen y quitándole importancia al fallo. La facilidad que tiene Vinicius para llegar al área contraria y crear ocasiones de gol tiene apenas parangón en el actual mundo futbolístico, e incluyo no solo a jóvenes sino a todos los futbolistas en general. Y ese motivo por sí mismo es suficiente para ver la luz que ayer se le apagó a la hora de definir. Si hay algo que cuesta adquirir y aprender es el temple de cara a portería, esa sangre fría para definir. Pues esa es la asignatura en la que cojea un chaval que en el resto de materias saca sobresalientes.

En el otro lado, en el F.C.Barcelona, los tres goles revelan una altísima efectividad. En solamente 4 remates lograron 3 goles, uno de ellos en propia meta, otro de penalti y una contra perfectamente ejecutada por sus delanteros y pésimamente defendida por el Real Madrid.

Y quizá ahí este el análisis del partido, en la mala lectura del Real Madrid a la hora de jugar con el resultado y de ida y el marcador de la vuelta. Hasta la segunda parte había dominado en ocasiones y seguía con un 0-0 que le clasificaba. Pero de alguna manera se respiraba en el ambiente el ansia del gol, la necesidad de buscar un gol como seguro, cuando en realidad esa necesidad debería haber sido del equipo azulgrana.

El Real Madrid se volcó en exceso ofensivamente y dejó huecos a la contra que aprovechó el mejor jugador azulgrana para ello, un rapidísimo Dembelé. Porque previamente el juego posicional de los de Valverde no inquietó en exceso al Madrid, a pesar de que siempre se hace incómodo jugar sin balón.

A partir de ese 0-1, el guión lo único que hizo fue acentuarse, porque ahora así el Real Madrid necesitaba el gol para empatar, y el F.C.Barcelona solo uno más para cerrar definitivamente la eliminatoria. Es curioso como en este tipo de eliminatorias y con un 1-1 en la ida, resulta más cómodo jugar la vuelta como visitante. El Barcelona lo entendió perfectamente mientras que el Real Madrid no supo, quizá consciente de la importancia del partido, a falta del colchón de la liga.

Las conclusiones a vuela pluma dejan a Solari tocado, a varios jugadores en evidencia, la sensación de caos, falta de proyecto, deriva…y toda una ristra de descalificaciones hacia el club y su presidente, como bien pude escuchar en el campo y leer después en Twitter.

Las conclusiones meditadas y reflexionadas devuelven un futuro más mucho ilusionante con un proyecto a construir en torno a la mastodónia figura de Vinicius, capaz de fallar una ocasión clarísima y levantar los brazos pidiendo ánimo al público, movilizando y activando todo un Santiago Bernabéu. Revelan también la consagración en el 11 titular de un lateral izquierdo “made in la fabrica”, al más puro estilo Nacho, Reguilón, un lateral izquierdo cumplidor y muy serio, justo como su antecesor, ahora que este no anda precisamente fino.

Pero como todo proyecto requiere de una serie de plazos, que incluyen entre otras cosas dolorosas derrotas como la de ayer. No es la primera vez que ocurre en el Real Madrid, y nos podemos remontar por ejemplo a los peores años de plomo, siendo eliminados en octavos de Champions League 6 años consecutivos o cayendo con estrépito contra el F.C.Barcelona, en aquel duro 5-0. Aquellos polvos trajeron los lodos posteriores en forma de Champions consecutivas y varias derrotas al mejor Barsa, incluyendo la huida de Pep.

Y de la misma manera, el propio F.C.Barcelona vivió los mejores años galácticos, con una derrota en la semifinal de la Champion por 0-2, con el Real Madrid dominando claramente. Esas derrotas y la construcción del equipo provocó después un Barcelona campeón.

A ese futuro deberá encomendarse el madridismo, consciente de que el presente estará muy complicado esta temporada. De manera lógica y calmada toca transitar este destino pacientemente, preguntándonos donde estaría este F.C.Barcelona si Messi si hubiese ido al Inter de Milán y le hubiesen encomendado su relevo a Dembelé.

De nada sirve reclamar fichajes a lo loco y querer deshacerse de media plantilla. Esos pensamientos cortoplacistas y propio de aficionados fanáticos no tienen una correspondencia ni con la realidad deportiva ni financiera.

Que al Real Madrid le falta gol y necesita varios ajustes en su plantilla (un central potente) es obvio, y que varios de los jugadores de este maravilloso ciclo se van apagando poco a poco, también. Pero el relevo está en la propia plantilla, muy joven y con jugadores que ya han demostrado que pueden ser titulares. Pero toca ahora esperar ese proceso de maduración (y sufrir), para luego disfrutar. Tenemos el ejemplo reciente. No queramos todavía quemar el club con todos dentro.

Real Madrid, campeón de la Copa del Rey

1487510633_115403_1487534763_noticia_normal

Por cuarto año consecutivo el equipo de Pablo Laso se proclamó campeón de la Copa del Rey. Sin duda, la más sufrida de todas ellas, con 3 verdaderas finales, dos de ellas resueltas en la prórroga y el último partido en los últimos segundos.

Los mejores del Real Madrid durante la competición fueron Sergio Llul, Anthony Randolph y Luka Doncic, también con la colaboración de Gustavo Ayon. Esta es la columna vertebral de este año, que ha visto como jugadores como Rudy Fernández o Felipe Reyes dan un pasito atrás. Pero aunque cambien los jugadores, el espíritu del equipo se mantiene, y eso se demuestra en victorias como la de este fin de semana.

El Real Madrid ha recuperado con Pablo Laso su espíritu ganador y la garra, que complementada con inmensas dosis de calidad, hacen de este equipo uno de los favoritos para todas las competiciones. Líder en liga y en la Euroliga, este año aspira al doblete o al triplete, aunque tendrá que sudar sangre para ello.

Y luego ya, vendrá el momento de reestructura un equipo que puede que en 1 o 2 años vea como cambia por completo. Algunos irán en dirección a la NBA y a otros, muy veteranos, les tocará retirarse. En ese punto, se hará balance y se observará el tremendo impacto de estos jugadores y del entrenador. Un equipo dominador, que ha ganado en 5 años más que en los 15 años anteriores, y que ha devuelto al equipo a la élite.

 

El Real Madrid eliminado de la Copa del Rey

images

El síndrome Mundialito vuelve a volar sobre el Real Madrid de Zidane, de la misma manera que se posó en el Real Madrid de Ancelotti. En aquella ocasión dio al traste con un récord consecutivo de victorias y dejó al equipo fuera de varias competiciones. En esta ocasión este equipo otrora virginal, ha sufrido ya varias derrotas y la eliminación en la primera competición.

El mismo mal, acompañado además de las mismas lesiones, en este caso la de Modric. El croata es indispensable, y también lo es Marcelo, que una vez lesionado, no tiene reemplazo. No es la primera vez que pasa. El Equipo ahora mismo tiene una falta alarmante de laterales. En la izquierda, Coentrao ni está ni se le espera, y en la derecha, Danilo está marcado de por vida, con el síndrome de Secretario. Y de ahí, jamás podrá salir. Los ojeadores del Real Madrid ya tienen deberes.

Por lo demás, el partido de ayer deja muchas dudas. Las lógicas tras una eliminación en la que todo se ve de color negro y el que era bueno ahora es malo. El Real Madrid está en un bache, pero deberá salir pronto porque esto va muy rápido.

Es cierto que Zidane ha tenido malísima suerte con las lesiones: una plaga de características bíblicas. Pero también lo es que le ha faltado cintura para reaccionar y buscar a los mejores jugadores.

El equipo entra en un periodo de inflexión que no va a ser sencillo. Un par de victorias y se volverá a la senda optimista, pero ya la confianza plena está perdida y el equipo necesita sobreponerse.

El Real Madrid vuelve a la Copa del Rey

El Real Madrid ganó con contundencia a un segunda b, con una goleada por 1-7 protagonizada por los jugadores menos habituales. A pesar de la debilidad del rival, es un resultado a celebrar porque demuestra que el equipo afronta esta competición con ganas y sobre todo demuestra que Zidane ha logrado activar a prácticamente toda la plantilla.

Que jugadores que no parten como titulares fijos como Asensio, Morata, Lucas Vázquez o Nacho rindiesen ayer, demuestra que la estrategia de Zidane es acertada. Cualquier de esos 4 y de otros como Isco o James es tan titular como los teóricos titulares, e incluso más en algún caso, al menos por rendimiento.

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol

Los jugadores del Real Madrid celebran un gol

Pasados ya los 4 empates y ese mini ciclo de crisis, es tiempo de que el Real Madrid vaya cogiendo velocidad de crucero, y lo hará sobre todo cuando vuelvan jugadores como Modric o Casemiro pero también enlazando victorias como las anteriores en Champion y en liga.

Poco importa ahora mismo la brillantez. Lo que importa es involucrar a toda la plantilla, ir enlazando victorias y prepararse para marzo y abril. Siempre digo lo mismo, pero es que son esos meses los verdaderamente importantes, pero para llegar en plena forma, hay que hacer un trabajo previo.

El Real Madrid gana la Copa del Rey, otra vez.

Por tercera edición consecutiva el Real Madrid se ha proclamado campeón de la Copa del rey. Una gesta no lograda hasta ahora y que demuestra la competitividad de este equipo. Son 5 años desde que Laso cogió el mando como entrenador. Cinco temporadas en las que se ha ido ajustando el equipo, pero que han tenido el denominador común de contar con un equipo que prácticamente ha competido en todas las competiciones. Se necesitaron 3 finales para ganar la Euroliga, pero se llegó a las finales, y en la Copa del Rey, el nivel también ha sido siempre altísimo como en la liga. En total 11 títulos.

Captura de pantalla 2016-02-21 a las 21.34.45

 La clave del éxito es un proyecto sólido, con un mismo entrenador, un director deportivo que hace fichajes y sobre todo un núcleo de jugadores hiper competitivos, los españoles Llul, Sergio Rodríguez, Rudy Fernández, Felipe Reyes y el americano Carrol. Cinco jugadores de talento y carácter a los que el año pasado se unieron 4 refuerzos claves: Ayon, Noccioni, Maciulis y Rivers. Cuatro jugadores con las mismas características que los anteriores: mucho talento, garra, concentración e inteligencia. Esas fueron las claves que permitieron ganar el año pasado el triplete y las mismas que han propiciado este año este primer título de la temporada.

 Y eso que este equipo lleva toda la temporada con mucha irregularidad y sin su jugador estrella, Rudy Fernández. Pero nada de eso ha impedido que sea el mejor equipo de esta edición de la Copa del Rey. Primero ganando claramente al Fuenlabrada, después controlando al Laboral y hoy en un partido dificilísimo en la final ante un meritorio Gran Canaria.

 Un partido de altura, que el Real Madrid ya lo ha jugado otras veces y que ha tenido la respuesta habitual de los principales jugadores del Real Madrid. Especialmente Ayon, el MVP, un coloso ofensivamente con 15 puntos, pero también en defensa con 3 robos y 2 tapones más todas las intimidaciones y provocaciones de robos y pérdidas. Y acompañándole el habitual Maciulius, siempre silencioso, otro que defiende y ataca, al igual que Rivers, Noccioni o Felipe Reyes. Y por supuesto Carrol, un seguro en ataque con 13 puntos, después de una gran copa del Rey.

 Esta es la grandeza de un equipo tan competitivo como este Real Madrid, que aunque tenga bajas y este en un momento de irregularidad es capaz de llegar a casi todas las finales. Las claves, arriba expuestas: un proyecto sólido, jugadores de talento y comprometidos y un director de fichajes con autonomía, sin las interferencias del presidente.

 Ahora que el Real Madrid de fútbol se ha vuelto a dejar 2 puntos fuera de casa, como con Benítez por cierto, es bueno recordar la importancia de un proyecto de largo plazo. No hacen faltan los mejores jugadores, ni los más caros, ni tampoco entrenadores cada año. Solamente jugadores de talento y carácter y 2 o 3 estrellas, y un entrenador inteligente con un proyecto que poco a poco se vaya consolidando, sin prisas.

 Con Zidane pasará como con Benítez. Llegarán las prisas, se impondrá la titularidad de algunos jugadores y no se analizarán a las causas del problema original.

 Que Florentino Pérez, que ha acudido a la final, tome nota de por qué en el baloncesto, después de una etapa larguísima de dominio azulgrana y malos momentos madridistas, ahora sea justo al contrario. Igual encuentra la solución para el fútbol.

La Copa del Rey de baloncesto ya ha comenzado

Copa del Rey de baloncesto

Copa del Rey 2016

Se disputaron ayer los dos primeros partidos de la Copa del Rey de baloncesto, con dos sorpresas mayúsculas. Dos de los principales favoritos, el Barcelona y sobre todo el Valencia que lo había ganado prácticamente todo durante la temporada, cayeron ante el Bilbao y el Gran Canaria, respectivamente.

Dos sorpresas que demuestran que el baloncesto es un deporte diferente, y que por otro lado dejan vía libre al Real Madrid, y al Laboral  como principales candidatos al título. Aunque desde luego, con 3 partidos por delante no creo que ningún equipo se lo ponga fácil.

Afronta Laso esta competición con varias bajas que acompañan al equipo durante la temporada. Principalmente Rudy Fernández y también Felipe Reyes, además de un renqueante Noccioni. En todo caso, varios jugadores como los Sergios o Ayón han dado un paso adelante, y en ellos, ya jugadores experimentados recaerá toda la responsabilidad de esta competición.

Podremos ver a las nuevas incorporaciones, Lima y Ndour, aunque ninguno de los dos ha demostrado por ahora un alto rendimiento, especialmente el segundo. Otros secundarios como Taylor y Thompson, tienen la oportunidad de destacar. Y por supuesto, Doncic, si Laso le concede minutos.

Es la oportunidad perfecta para un Real Madrid que lleva toda la temporada a trompicones, fuera de forma y con algunas dudas. Son tres partidos por delante para revalidar título y coger moral para el resto de temporada. Enfrente, primero el Fuenlabrada, que ya ganó a los madridistas en liga, después previsiblemente el Laboral, que también ha ganado al equipo madridista y luego la final…Así que aunque el camino es más fácil de cara a una hipotética final, primero hay que ganar dos partidos. Hoy el primero, a las 19.

El Real Madrid virtualmente eliminado por alineación indebida

El Real Madrid está a punto de cerrar un fin de año esperpéntico, con un caso de alineación indebida, propio de clubes de segunda B o de tercera. No voy a cargar las tintas contra nadie en concreto. En cierta manera son todos un poco responsables, como con el ridículo del fax a De Egea. Desde el presidente hasta el entrenador pasando por el delegado.

Denis Cheryshev

Denis Cheryshev durante el partido contra el Cádiz

La alineación indebida de Cheryschev en Copa, un jugador que apenas había jugado un total de 54 minutos en toda la temporada, supone con prácticamente toda seguridad, la eliminación del Real Madrid en la competición.

No solamente es curioso que se haya producido con un jugador con el que no ha contado Benítez en toda la temporada y que fácilmente se habría marchado en el mercado de invierno, sino que no es algo nuevo ni para Benítez ni para el Real Madrid.

En el caso del entrenador, es la segunda vez que le ha pasado esto. La otra vez, en el Valencia, el delegado Del Sol pagó los platos rotos y fue despedido. En el Real Madrid fue Valdano el que cometió también una alineación indebida, colocando esta vez un jugador extranjero más de lo permitido.

En todo caso, el ridículo es grande y la evidencia de que el club está a la deriva también. No se cuanto queda para una nueva marcha de Florentino Pérez y ni siquiera se si eso es bueno o malo para el Real Madrid. Pero sí tengo la sensación de que el club necesita un cambio, un nuevo giro de estrategia que conlleve ilusión y sobre todo gente nueva en el club.

Y la temporada actual del Real Madrid  no parece que vaya a mejorar, con el equipo a 6+1 puntos del Barcelona en liga, eliminado de la Copa y con una Champion League que se antoja muy difícil ante grandes equipos, ya cuajados como Bayern de Munich, el propio Barcelona, el PSG y casi cualquier equipo que llegue a octavos.

Solo una temporada y media después de la décima, uno de los momentos de mayor ilusión del madridismo, el Real Madrid vive uno de los peores momentos de los últimos años, y lo que es peor, no se adivinan soluciones. Si se tienen a los mejores jugadores, si han entrenado en los últimos años entrenadores tan dispares como Pellegrini, Mourinho, Ancelotti y Benítez, el problema tiene que ser de mayor calado.

Es el momento de no huir hacia adelante y hacer una profunda reflexión. Tocan tiempos de cambio.

Sin concentración no hay victoria posible

Si tienes que remontar un 2-0 contra uno de los equipos más rocosos y defensivos y te dejas meter un gol en segundo 50 mal asunto. Y si después repites la jugada en la segunda parte, mucho peor.

Con todo, lo curioso es que solamente un equipo como el Real Madrid es capaz de hacer creer a la gente que se podía remontar, no ya el 2-0, algo factible, sino el 0-1 y hasta el 1-2. Si algún equipo sabe de remontadas y de épica ese es el Real Madrid.

Y con ese espíritu jugó gran parte del partido, especialmente en la primera parte, atacando con absolutamente todo menos el portero. El ataque total frente a la defensa total. ¿El resultado? Empate, o lo que es lo mismo para lo que le concernía al Real Madrid, la victoria de la defensa por encima del ataque.

El Atlético de Madrid tiene talento defensivo o lo es lo mismo, saben posicionarse y dominan los conceptos tácticos, mientras que el talento del Real Madrid es puro talento atacante. Pero en el fútbol además de talento y condición física, se necesita concentración. Sin ese elemento, dos errores de Pepe y Ramos al alimón, dilapidan una eliminatoria. Como errores fueron el penalty de Ramos y el cabezazo de Gimenez en el Calderón.

Los errores en una eliminatoria de 180 minutos son claves y equipos como el del ‘Cholo’ Simeone lo aprovechan al máximo. Durante la última temporada y media el Real Madrid ha utilizado su talento y su motivación y también la concentración. Pero esto último ha desaparecido en las últimas derrotas blancas.

Perder esta eliminatoria de octavos de final de la Copa de Rey no es en sí mismo grave sino fuese porque vuelve a demostrar que ese Real Madrid se bloquea contra el Atlético de Madrid. Empieza a parecerse al síndrome Federer contra Nadal, o más cercano aún, al del Barcelona contra el Real Madrid de Mourinho.

La lectura positiva es que el equipo se ahorra el desgaste de los próximos partidos, aunque un equipo como el Real Madrid debe estar diseñado para competir y ganar en todas las competiciones. Y quizá aquí llegue la crítica a Ancelotti, poco acertado en las rotaciones, demasiado dependiente de sus titulares. Y más cuando jugadores como James o Benzema o el propio Cristiano Ronaldo no están mostrando su mejor versión.

El único jugador del Real Madrid que ha sobresalido de verdad en todos estos partidos es Isco. Y de una manera portentosa, moviéndose por derecha e izquierda, regateando, asistiendo, liderando. Su peso en el equipo ahora mismo es brutal y Carlo podría incluso plantear su reubicación para que esté más cerca del área y el equipo juegue para él, entendiendo que la manija ofensiva en el área debe ser suya.

Ahora toca concentrarse en liga hasta los primeros cruces de Champion League, pero Carletto debe saber que muchas eliminatorias serán como las de ayer. El propio Atlético de Madrid o el Chelsea impondrán ese juego. Y equipos como el Bayern de Munich o el PSG  obligarán también al equipo a jugar al máximo nivel. Sin concentración máxima durante 93 minutos no habrá undécima.

Llul le da la Copa del Rey al Real Madrid

A mi padre le gusta el baloncesto pero nunca lo ve por la televisión. Normalmente me pide que le avise cuando quede un minuto, siempre que su equipo, el Real Madrid, vaya ganando.

Como no pude ver el partido con él, supongo que a falta de un minuto y con el Real Madrid ganando de 7 puntos vería el final. El partido había transcurrido hasta ese momento igualado, con la sensación de que el Barcelona imponía su ritmo pero de que el equipo blanco tenía más variedad de recursos ofensivos.

Con Rudy Fernández y Mirotic liderando el ataque, era Marcelihno Huertas el que mantenía vivo al Barcelona con constantes jugadas de bloqueo  y continuación en las que bien doblaba el pase al pivot o se jugaba él la canasta.

El partido, intenso, duro y repleto de faltas personales hacía honor a todo una final de la Copa del Rey con los dos mejores equipos del país. Un duelo de nervios y corazón en el que el Barcelona parecía desfallecer a escasos 68 segundos del final. Con 7 puntos abajo y apenas tres posesiones por delante ante un equipo repleto de calidad, parecía casi imposible.

Y sin embargo, en ese minuto largo el Barcelona arrinconó al Real Madrid hasta lograr con solamente 8.8 segundos por concluir el partido, una diferencia de un punto a favor. Le había dado tiempo incluso para fallar dos tiros libres, pero aún así con un triple de Oleson y un tiro de media distancia de Marcelinho (el enésimo a una pierna) se colocaba a dos puntos con una posesión para el Real Madrid.

Un mal tiro de Sergio Llul y una rigurosa falta en ataque pitada sobre Felipe Reyes, le daba la oportunidad al Barcelona de sacar el balón en campo del Real Madrid. Oleson entraba a canasta y lograba un sorprendente dos más uno. Terrible error del pivot griego del Real Madrid, Bourussis, que concedía semenantje jugada. Parecía casi el final. Tras tener el partido ganado, parecía que el destino quería que ese partido lo ganase el Barcelona.

Y ahí entró en escena Sergio Llul, con un partido malo en ataque, aunque meritorio en defensa, anulando completamente a Navarro, suyo fue el último tiro a una décima del final. Y suya fue la canasta y la gloria. La jugada, precedida de varios botes de balón de Sergio Rodríguez pudo incluso haber acabado en pérdida tras forzar el canario demasiado la jugada. Pero quiso nuevamente el destino que ese balón cayese en las manos del mallorquín y que esta vez sí acertase.

Un minuto de infarto y un final que hace que los madridistas valoren un título que llegaron a tener ganado y luego perdido. El Real Madrid se convierte nuevamente en el rey de copas y parece enfilar un año repleto de éxitos.