Contra 10, la Champion es más fácil

Felix Brych le enseña la tarjeta roja a Torres

Felix Brych le enseña la tarjeta roja a Torres

El F.C Barcelona fue capaz de ganar al Atlético de Madrid solamente cuando los rojiblancos se quedaron con 10. La segunda parte fue un asedio blaugrana contra un equipo que defendía un excelente resultado, el 0-1. Pero antes, al menos durante los primeros 25 minutos (tras el gol el Atlético de Madrid se echó atrás), el equipo rojiblanco daba la sensación de ser superior al Barcelona. Incluso se barruntaba el 0-2 con contraataques muy peligrosos. Los del ‘Cholo’ parecían ordenados y físicamente superiores a los de Luis Enrique.

La expulsión de Fernando Torres cambió todo el guión, o quizá solamente se cumplió el guión de siempre, por el cuál el Barcelona es medido con distinto rasero y casi siempre juega contra 10. Cuando se juega con el viento a favor siempre es mucho más fácil. Ya lo decía Mourinho, «¿pur qué?». Uno lo llamó villarato, aunque todo empieza con Laporta y Villar.

Los números y las imágenes del partido de ayer no engañan. Es cierto que Fernando Torres no está acertado. Y se puede tolerar su expulsión, muy rigurosa, si luego el árbitro mantiene ese listón. Lo curioso es que un minuto después, Busquets hizo una entrada similar que no se saldó con amarilla. Claro, luego el mediocentro fue amonestado con una amarilla que debía haber sido roja.

Pero más flagrante aún es comprobar la impunidad de Suárez. El uruguayo es un delantero espectacular. Siempre lo fue. Pero mientras que en Inglaterra no se le permitían sus múltiples acciones antideportivas, desde que está en el Barcelona parece impune. Si con el Real Madrid debió ser expulsado por un codazo a Ramos, ayer debió serlo doblemente por sendas agresiones sin balón. Un puñetazo a Felipe Luis y esta patada a Juanfran. Pues resultó que estuvo en el campo los 90 minutos y le dio tiempo a marcar dos goles. Fernando Torres solo pudo marcar uno antes de ser expulsado.

Los números son aún más curiosos y nos dejan un partido en el que el Barcelona hizo más faltas. Sí, a pesar de tener el doble de posesión. Si el Atlético hizo 16 faltas, el Barcelona hizo 19. Las sanciones fueron muy distintas, 9 amarillas al Atlético de Madrid (y una roja por doble amarilla) y solamente 3 para el Barcelona.

Que cada cuál juzgue como considere. Roberto Fernández, el secretario técnico del Barcelona, fue más allá en su ópera bufa, y dijo que el árbitro habría perjudicado a los dos. Debe ser la nueva política de comunicación del Barcelona de tratar al resto como imbéciles. Y funciona, porque poco escándalo se ha armado, al menos en la prensa tradicional. Ni siquiera el entrenador rojiblanco dijo nada a pesar de que en la pretemporada tuvo la valentía de acusar al Real Madrid. El ‘Cholo’, que tuvo la desfachatez de decir en julio, ¡en julio!, que la liga estaba peligrosamente preparada para el Real Madrid, decidió ayer callar.

Solamente Filipe Luis explotó y dejo varias declaraciones, resumen de lo que piensan muchas aficionados:

«No sé qué tienen que hacer los jugadores del Barça para que les expulsen justamente como nosotros»

‘Me reafirmo lo que dije el otro día, al Barsa le pasan todo, y a los rivales no le pasan nada»

En todo caso, como decía en el artículo de ayer, si el Atlético de Madrid se llevaba un resultado positivo, y el 2-1 no es malo, la eliminatoria podía ser robijlanca en el Caderón. Siempre y cuando, claro, el árbitro no vuelva a decantar la balanza. Así que perded toda esperanza…

El Real Madrid sale vapuleado de Anfield

Los que de manera inocente creímos en la remontada, pensamos en el mejor Real Madrid de la Copa de Europa, aquél que avasallaba a sus rivales en el Bernabéu y que también los miraba de frente en territorio ajeno. Como dice Redondo cuando el Real Madrid visitó Old Traford los jugadores creían en sí mismos, tenían mentalidad ganadora y no se arrugaban en ningún campo. Justo lo que faltó ayer.

Liverpool 4 Real Madrid 0

Marcador indicando el Liverpool 4 Real Madrid 0

Después del espectacular repaso del Liverpool, con 45 minutos en los que el equipo blanco apenas olió el balón se confirma lo de los últimos 4 años. Es decir, a este Real le falta grandeza, le falta empaque y todos los jugadores que parecen buenos en la liga doméstica se diluyen como azucarillos en Europa.

No se si pensar que es falta de calidad o falta de carácter, o incluso los dos. También se me ocurre que es un equipo con jugadores claves muy jóvenes. Ninguno de ellos estuvo bien: a Gago se lo comieron en el medio y apenas dio un par de buenos pases; Higuaín fue incapaz de controlar un balón y Ramos demostró que se ha estancado. Por si fuera poco, Pepe se fue desquiciando y a Lass le faltaron los apoyos.

Aunque también es cierto que los más veteranos como Cannavaro,Heinze o Raúl no están tampoco a la altura. Lo peor de todo es que ninguno de ellos dio la sensación de peligro, ninguno dio un pase adelante y dijo aquello de «aquí estoy yo». Y el que menos de todos Robben, un jugador con inmejorables cualidades que todavía no ha demostrado su valía en los grades partidos.

Uno a uno todos los jugadores del Real Madrid fueron superados por sus pares; Torres no tiene ni comparación con Raúl; el medio de campo rojo se merendó al merengue; Gerard es simplemente mejor que cualquier jugador blanco. Y sobre todo Benitez fue mucho más listo y hábil que Juande Ramos. Ya sea porque tiene un equipo ya maduro o porque supo motivar mejor a sus jugadores, dio la sensación de que el Liverpool en el total de los 180 minutos , lo tenía todo absolutamente controlado.

Son ya cinco años sin pasar ninguna eliminatoria, y lo peor de todo dejando una terrible sensación de impotencia. En el partido de ayer parecían dos equipos de distintos niveles. Uno rápido, potente que siempre se adelantaba a todos los balones, el otro lento, impreciso, superado. Solamente queda aquello de nos salvamos de la goleada gracias al portero. Gracias a un magnífico Casillas no se produjo un resultado de escándalo. Pero esos eran los típicos comentarios que se oían antes en el Bernabeú cuando el mejor del equipo rival era portero ,precisamente porque el Real Madrid llegaba tantas veces que le daba la oportunidad de lucirse.

Tampoco ayudó el árbitro todo hay que decirlo, aunque sin esas dos jugadas claves no creo que nadie dude que el Liverpool habría barrido en todo caso al Madrid. también eso diferencia a los equipos grandes, que son capaces de superar los golpes arbitrales, cosa que no supo hacer el Real Madrid que parecía realmente desquiciado.

Aquellos tiempos están muy lejanos y hasta nuevas noticias sólo nos queda su recuerdo, y bueno también la comparación con un Liverpool que vapuleó al Real Madrid de la misma manera que aquel solía hacerlo con sus rivales.

Y mientras cuento esto se oye de fondo: ¡»You will never walk aloneeeee»!

Fernando Torres y Kaka, dos maneras de pensar

Kaká y Fernando Torres

Kaká y Fernando Torres

Me han sorprendido tanto unas declaraciones de Fernando Torres que he pensado que tenía que comentarlas. Comenta varios aspectos del posible fichaje de Kaká al Manchester City:

«Los grandes jugadores quieren ganar trofeos y el Manchester City ni siquiera es uno de los equipos que compiten por los trofeos en Inglaterra. Están luchando para seguir en la Premier o para llegar a la mitad de la tabla».

 «Sería un contrato fantástico, pero hay otras cosas que son más importantes que el dinero. Un jugador quiere ser recordado por lo que ha ganado. Imagínense diez años después de retirarte, miras hacia atrás y ves que no estás en ninguna foto, que no tienes medallas, que no hay trofeos. Es como jugar para nada»,

Fernando Torres dice verdades que seguramente él pensaría cuando decidió abandonar el Atletico de Madrid. Aunque por supuesto que no es comparable el Atletico de Madrid con el Manchester City, también es verdad que tampoco es comparable el Liverpool con el Atletico.

Torres ha visto como su imagen ha despegado definitivamente, y no sólo por la magnífica Eurocopa que ha aumentado el cache de todos los españoles, sino también por sus mucho goles con el Liverpool.

Como bien dice, para un jugador que podría jugar de titular indiscutible en cualquier equipo de mundo y por tanto ganar títulos, el dinero no es lo más importante. Al menos cuando se manejan esas cantidades. Porque está claro que Kaká ha ganado ya mucho más de lo que cualquiera de nosotros ganará en toda su vida (a no ser que uno de mis lectores sea Madoff).

Así que, su marcha al Manchester City sería realmente decepcionante porque por muchos fichajes que hagan tardarán al menos 3 o 4 años en construir un equipo sólido y ganador al estilo del Chelsea.Y aún así, con todo lo gastado, el Chelsea no ha conquistado la ansiada Copa de Europa.

Es cierto que Kaká ya ha ganado bastante, a título individual el Balón de oro y Fifa World player, ambos en 2007, y a título colectivo una liga y una Champion League con el Milán. Pero aún así, un jugador de su categoría debería aspirar a hacer historia, a ganar muchas ligas y copas de Europa y por supuesto mundiales con su selección.

A estas alturas desconozco si finalmente se marchará o no, y parece que a última hora le han surgido dudas, lo que hablaría bastante bien acerca de Kaká, del que siempre he creído que era un chico sensato y equilibrado. En caso de irse, el tiempo dirá si Kaká ha acertado o no. Lo que está claro que como dice Torres a un jugador no se le recuerda por el mucho dinero ganado sino por los títulos conseguidos.

Fuente:

http://www.as.com/futbol/articulo/torres-city-equipo-adecuado-kaka/dasftb/20090117dasdasftb_14/Tes