La historia y la undécima es del Real Madrid

El Real Madrid celebrando el título

El Real Madrid celebrando el título

El Real Madrid se convirtió ayer por la noche en el equipo con más Champion League de la historia (5), y con 11 trofeos ya nadie puede decir que sus Copas de Europa son en blanco y negro. La undécima deja al Real Madrid con más Champion que dos equipos como el Bayer de Munich o el Barcelona, y cuatro más que un Milán que pasará mucho tiempo antes de que vuelta a la élite.

Y este es precisamente el rasgo diferencial del Real Madrid, que independientemente de las circunstancias, siempre acaba ganando. Tras un comienzo de temporada malo, en el final de la misma, ZIdane ha conseguido revertir lo que parecía un fracaso. Con sufrimiento, como el partido de ayer, del que el Real Madrid es merecedor de la gloria.  La bilis antimadridista aparece como nunca en mil formas posibles, de gente incluso de otros equipos; lo que vuelve a demostrar la grandeza blanca.

No fue una victoria fácil, pero sí merecida. Fueron 120 minutos y una tanda de penaltys pero en el global del partido el Real Madrid atacó más y mejor. En la primera parte, los de Zidane salieron dominantes, combinado bien el balón, con un gran Kroos y un espectacular Bale. La llegada del gol de Ramos (otra vez Ramos) en el minuto 14 no creó una clara reacción atlética, y el Real Madrid siguió controlando la pelota, con huecos excepcionales en la defensa rojiblanca, pero sin saber aprovecharlos.

Tardó mucho el Atlético de Madrid en reaccionar y solo lo hizo a través de varios  disparos lejanos de Griezman. Y así finalizó una primera parte en la que el Real Madrid debió ir a por el 2-0, pero que no lo hizo. Esa relajación o sentimiento de superioridad es el gran problema de este equipo.

Y así, en la segunda parte, el Atlético de Madrid atacó con una poco más de fe. No llegaron las ocasiones claras, pero sí la sensación de que el Real Madrid había bajado el nivel de intensidad. La salida de Carrasco fue determinante: primero contra Carvajal y después contra Danilo. El belga fue el mejor atlético en esos 45 minutos, y suyo sería el gol. Pero antes, el Real Madrid tuvo dos ocasiones clarísimas de gol: un mano a mano de Benzema y una ocasión doble de Cristiano Ronaldo y Bale.

A partir del gol rojiblanco al Real Madrid le sostuvieron los 3 cambios: Danilo, Isco y Lucas Vázquez y un Casemiro absolutamente imperial. El brasileño se graduó en el mejor escenario como un mediocampista gigante. Aportó 22 recuperaciones, pero sobre todo fue su constante presencia física con un Real Madrid roto. Los cambios de Zidane llegaron por una vez demasiado pronto. El francés quiso ir a por el partido con el cambio de Isco por Kroos y de Lucas por Benzema pero se encontró minutos después con el gol. Y además no tuve en cuenta el mal estado físico de Cristiano Ronaldo.

Lo de Cristiano Ronaldo merece un análisis aparte. Durante casi 120 minutos apenas apareció y prácticamente jugó la segunda parte y toda la prórroga andando. Claramente no podía físicamente. Aún así, no fue cambiado. Una irresponsabilidad por su parte, jugar una final lesionado y no poder aportar al equipo. También de Zidane, que además de alinearlo no lo cambió. Es cierto que después marcó el penalty decisivo, pero si no hubiese jugado y sí otro jugador fresco, es probable que no se hubiese tenido que llegar a esa prórroga.

Pero si por el lado blanco los cambios se hicieron mal, también por el lado rojiblanco. Simeone no debe confiar mucho en sus suplentes, porque con el Real Madrid fundido, con 8 y medio, con Bale cojo y Cristiano sin moverse y Modric fundido, Simeone hizo los dos cambios que le quedaban muy tarde. Dos jugadores frescos al inicio de la prórroga podrían haber cambiado el partido.

Y por momentos, con el equipo de Zidane exhausto, con 9 jugadores, fue el equipo que más y mejor atacó y remató 6 veces por solo 2 del Atlético. Pero el cansancio de ambos se notó demasiado y ambos equipos se conformaron con los penaltys.

En la ronda de penalty tengo que destacar sobre todo la valentía de Lucas Vázquez. Un canterano de los buenos, humilde y valiente. Tiró su primer penalty sin titubeo. Y el resto es historia.

Arbeloa deja el equipo de su vida con una Champion y con un bonito homenaje a un madridista fallecido, y Simeone insunúa su marcha en una rueda de prensa elegante.

A partir de ahora, el Real Madrid volverá a buscar la siguiente, la duocécima, en un incesante intento por ser siempre protagonista en la Copa de Europa. Y el Atlético de Madrid quizá vuelva el año que viene o tenga que esperar muchos más años, como aquel Valencia que perdió también dos finales consecutivas.

Momentos épicos en la Historia del deporte (I): Milán-Liverpool

Comienzo aquí una breve serie de cinco artículos con algunos de los momentos más épicos de la historia del deporte.

Uno de los partidos más espectaculares que jamás se hayan jugado se disputó ni más ni menos que en una final de la Champion League, el mejor escenario posible para lograr algo épico. Se conoce a aquel partido como el Milagro de Estambul, y los votantes del Daily Telegraph lo votaron como el mejor momento de la década.

Gerard y Benítez con la Copa de Europa

Gerard y Benítez con la Copa de Europa

Se enfrentaban el Liverpool y el A.C Milán, dos grandes de Europa y dos equipos con estilo propio que en aquella ocasión se jugaban gran parte de su prestigio en un solo partido. Recuerdo perfectamente aquel partido porque no lo vi…Quizá de los pocos partidos de fútbol importantes que me he perdido en la última década. Sin embargo, aquella noche tocaba estudiar y ni siquiera una final de la Champion League lo podía evitar.

Recuerdo en un momento dado preguntar por el resultado. Alguien me dijo que iban 3-0 y que el Milán le estaba dando un repaso al Liverpool. Como otros millones de espectadores jamás pensé lo que ocurriría después. De hecho me lo dijeron al final del partido y pensaba que era una broma.

Lo que ocurrió en esa segunda parte es sin duda historia viva del fútbol. En seis minutos gloriosos, Steven Gerrard, Smicer y Xabi Alonso, que remató un penalti que le había parado Dida, igualaban los tres goles de Paolo Maldini y ‘Valdanito’ Crespo.

El empate se había consumado y ningún sentido habría tenido todo aquello si el Liverpool no era capaz de completar la hazaña. Lo hizo en los penaltis y el Liverpool se llevó el triunfo.

Celebración de los jugadores del Liverpool

Celebración de los jugadores del Liverpool

Aquella final fue el mejor momento de Rafael Benítez y el peor de Ancelotti como entrenador, aunque luego la vida ha tratado de manera diferente a ambos técnicos y mientras que el primero no ha tenido éxito, el italiano ha tenido la oportunidad de levantar otra Copa de Europa.

Se puede interpretar el partido como el gran error del Milán o el gran acierto del Liverpool. Ambos equipos dominaron cada medio tiempo. EL Milán lo hizo barriendo al equipo inglés en la primera parte y viceversa.

Curiosamente, me recuerda también a la histórica eliminatoria entre el Milán, también de Ancelotti y el Deportivo de la Coruña. En la ida los italianos arrasaron y en la vuelta fue al revés.

El mercado de fichajes (2015) a punto de cerrarse

A falta de unas pocas horas para el cierre del mercado de fichajes, todavía algunos esperan la bomba veraniega de cada verano de Florentino Pérez. Este año parece ser De Egea pero el fichaje se complica por momentos.

Mientras tanto, el club que más millones ha gastado ha sido el Manchester CIty. Ya son demasiados años sin ser competitivos en la Champion League, algo que debería solucionarse tras el gasto de más de 200 millones y especialmente la incorporación de tres jugadores como son De Bruyne, Sterling y Otamendi. Personalmente considero excesivo lo pagado por todos ellos pero ahora mismo tras el multimillonario acuerdo de la Premier, hay exceso de liquidez. Recuerda algo a la época de la burbuja en España, en la que equipos como el Betis podían robarle al Real Madrid a promesas como a Denilson.

Algunos de los fichajes más caros del verano

Algunos de los fichajes más caros del verano

En todo caso, no dudo de la calidad de ninguno de los tres y en el caso de De Bruyne, un desembolso de casi 80 millones de euros que nos ha sorprendido a todos, es posible que  realmente si merezca la pena esa inversión y se trate de «otro James». El año pasado fue el mejor de la Bundesliga, con 16 goles y 28 asistencias en 51 partidos, números espectaculares para un centrocampista.

Aunque yo siempre he sostenido que esas inversiones millonarias a partir de 50 millones de euros tienen que tener un retorno no solamente deportivo sino también económico en incremento de la imagen de marca y por tanto publicitaria. James es el mejor ejemplo de inversión exitosa por su rendimiento futbolístico y por el impacto del Real Madrid en Colombia y en Latinoamérica.

Los otros equipos que más han gastado han sido la Juventus, que ha incorporado a Manduzkik por 19 millones, al defensa del Oporto Sandro por 26 y gratis a Cuadrado, que llega cedido y a Khedira.  Además baraja la incorporación de Draxler para paliar el mal comienzo de liga. Le sigue  el Milán, cuyo fichaje más conocido es el del colombiano Bacca. En España,  Valencia y Atlético de Madrid que quieren reforzar sus plantillas para seguir manteniendo su posición de competidores con los dos grandes.

En Francia, el PSG ha fichado a Di María, que no acaba de encontrar su sitio en el mundo futbolístico y ya es el jugador de la historia que más ingresos ha generado, y en Alemania, el Bayern de Munich se ha movido con inteligencia fichando a Arturo Vidal y al brasileño, Douglas Costa, que está siendo la gran revelación.

El título al equipo menos ágil se lo lleva el Manchester United, que a pesar de haber contratado a la joya Depay, ha visto como la mayoría de sus objetivos no se cumplían, yéndose los jugadores a otros equipos, en algún caso a la competencia como Otamendi. A cambio, ha desembolsado casi 20 millones de euros por un futbolista de más de 30 años como Bastian Schweinsteiger

Adiós al Deportivo de la Coruña

El pasado fin de semana se consumó el descenso del Deportivo de la Coruña a segunda división y  con ello el fin de un ciclo que ha durado 20 años en los cuáles el equipo gallego ha sido un actor de primera fila de la liga española, siendo en muchas temporadas protagonista de nivel de la misma. Si bien, en los últimos años su protagonismo había sido menor, con plantillas menos competitivas y con resultados en la tabla más cerca del descenso que de los puestos de honor, siempre quedaba ese recuerdo de un pasado Deportivo de la Coruña.

Hubo una época en la que a este equipo se le llamaba Superdepor. Así se hacía porque con su trío de estrellas, los brasileños Bebeto y Mauro SIlva y el español, Fran, el Deportivo de la Coruña había logrado plantar cara a los grandes de España. Aquel equipo entrenado por el veterano Arsenio Iglesias logró dos subcampeonatos de liga y una copa del rey, acostumbrando a sus aficionados a competir en el máximo nivel.

Superdepor

Superdepor

Aquel periodo, llamado a convertirse en el mayor logro de un equipo que había penado por la segunda división durante 20 años, pasó a un segundo plano cuando otro Deportivo, entrenado por Javier Irureta y liderado en el campo por Valerón pero con la aportación de jugadores de primer nivel como Makaay o Djalmiña, logró sus mayores gestas. Durante los 7 años (1998-2005) en los que Irureta entrenó al Deportivo, se logró una liga española, dos subcampeonatos, 1 copa del Rey, dos supercopas de España y una inservible pero recordada semifinal de Champion League.

Sería aquella derrota frente al Oporto de Mourinho el último partido del Deportivo en una fase de eliminatorias en la Champion League. Al año siguiente, en el 2005 el Deportivo no pasaría la segunda fase de grupos y acabaría con una racha de 5 años consecutivos pisando la máxima competición. Ese partido de vuelta en semifinales marcó de alguna manera el fin de un ciclo espectacular durante el que el Deportivo se paseó por Europa ganando a los grandes de Europa. Como los cuartos de final, precisamente previos a la semifinal, en la que el Oporto remontó un 5-1 en la ida al todopoderoso Milán de Kaká. Así, en uno de los mejores partidos que recuerdo el Deportivo humilló y aplastó por 4-0 al Milán.

Después de muchos partidos de noches mágicas europeas contra Manchester United, Bayern de Munich o Juventus, los aficionados gallegos tuvieron que volver a la realidad. Si bien, durante los dos años de Caparrós se logró la Copa Intertoto y mantener algo del antaño espíritu europeo, el presupuesto del Deportivo comenzó a disminuir cada año, incapaces de mantener a los mejores jugadores ahorcados por una deuda que había que disminuir a toda costa en detrimento de la calidad del equipo.

Durante estos últimos años el Deportivo se ha convertido en un equipo más de primera división, y no en aquel acorazado que llegó a realizar el juego más bonito de Europa.

El pasado 21 de mayo de 2011 se confirmó el descenso del Deportivo a segunda división con el recuerdo todavía vivo de un 4 de mayo de 2004  en el que un gol de penalty de Derlei les alejó de la oportunidad de acceder a la final de una Copa de Europa y quien sabe si de la posibilidad de lograrla.

Lo único que importa es ganar

Si me preguntan qué equipo quedó tercero en el mundial de Italia o de Estados Unidos no me acordaría. Es más, apenas me acordaría del segundo si no fuese porque son los perdedores de una final. Y con el tiempo, solo me acordaré de los ganadores, de los equipos que ganaron y levantaron la Copa.

Incluso ahora, si me preguntan por el segundo de los 100 metros de las pasadas olimpiadas o de los 1500 o de cualquier otra prueba, tendría que realizar un esfuerzo por acordarme. A mi mente solamente llega la imagen de Usain Bolt llegando a meta y haciendo después su mítica flecha.

Jamaica's Usain Bolt reacts after winning the men's 100-meter during the athletics in the Olympic Stadium at the 2012 Summer Olympics, London, Sunday, Aug. 5, 2012. (AP Photo/Matt Slocum)

Jamaica’s Usain Bolt reacts after winning the men’s 100-meter during the athletics in the Olympic Stadium at the 2012 Summer Olympics, London, Sunday, Aug. 5, 2012. (AP Photo/Matt Slocum)

Por eso, lo único que importa al final en el fútbol es ganar. Son las victorias las que se recuerdan y las que ayudan incluso a cambiar ciclos. Fue la victoria de España contra Italia en penalties en la Eurocopa, lo que propició que se crease el embrión de un equipo ganador. Antes de eso, muchas generaciones de futbolistas españoles habían realizado grandes partidos pero ninguna pasó a la historia.

O aquel gol de Mijatovic en fuera de juego pasará a la historia como el gol que permitió al Real Madrid conquistar muchos años después la séptima. Poco importa que enfrente estuviese la Juventus. Sin irnos tan lejos fue el gol de Iniesta en Stanfort Brigde la clave para que el Barcelona se sacudiese su complejo europeo. Ya dan igual los varios penalties no pitados o las rondas previas o el juego desplegado aquella noche. Solo se recuerda que gracias a aquello el Barcelona levantó su segunda copa de Europa.

Son estas victorias claves las que ayudan muchas veces a fabricar equipos ganadores. Victorias que dan moral y que contribuyen a comenzar un nuevo ciclo. Al igual que estas victorias, existen en el fútbol derrotas claves que dejaron a los equipos hundidos. Me viene en este momento a la cabeza las dos eliminatorias perdidas por la quinta del Buitre ante el Milán. Primero el 5-0 y después el 2-0, ambos en la vuelta eliminaron a un Real Madrid maravilloso, que no se mereció esa desgracia. Y sin embargo, aquel Real Madrid nunca levantó una Copa de Europa a pesar de estar muy cerca. Tuvieron que esperar más de diez años hasta que el último de la quinta, Manolo Sanchis, levantase la Copa de Europa.

Pero si hablamos de derrotas claves en partidos concretos tenemos que mencionar las dos ligas perdidas por el Real Madrid en su último partido contra el Tenerife. Dos derrotas que ayudaron a crear un ciclo ganador del Barcelona. El famoso Dream Team, ganó en el último segundo aquellas dos ligas, gracias a dos derrotas del equipo blanco sin las cuáles la historia habría cambiado radicalmente. Como habría cambiado si Djukic no hubiese fallado aquel penalty que Bebeto no se atrevió a tirar. El Barcelona se endosó nuevamente otra liga. Pero ahí no acabaron las derrotas claves del Deportivo de la Coruña, y muchos años después un equipo liderado por Valerón caía contra el Oporto de un desconocido técnico portugués que antes había sido segundo entrenador del Barcelona. Un equipo, el deportivo, que venía de ganar ni más ni menos que al Milán tras remontar un 5-1. Aquel equipo compuesto entre otros por Makaay se merecía llegar a la final y seguramente ganarla. Pero no fue capaz y perdió en la vuelta, en su casa, 0-1 contra el Oporto.

Son derrotas históricas que se recuerdan por su desgracia pero que no ayudan a los equipos a sumar títulos. A nadie le importa ya aquel juego maravilloso del Deportivo. Esa parte de la historia queda oculta entre los perdedores.

Solamente algunos equipos perdedores se salvan de la quema gracias a su gran juego. Quedan quizá como ganadores morales, un concepto que nadie querría tener. El ganador moral no levanta la copa, ni se de un baño de gloria y fama, ni pasa al registro de los ganadores. Equipos como la Holanda de Cruyff o la Hungría de Puskas pasan no a la historia de los ganadores morales, sino a la historia de los perdedores.

Por todo eso, este debate en torno al juego de Real Madrid y al planteamiento de Mourinho poco importa. E importa poco porque si el Real Madrid gana habrá logrado un título que se le resiste desde hace demasiado tiempo. Además se habrá sacudido la presión de jugar contra el Barcelona. Y por si fuera poco contribuirá a que el equipo comience un ciclo de victorias. De la misma manera que se hablaba del sextete  sin tener en cuenta  el sufrimiento agónico azulgrana con un gol en el minuto 115 de Pedrito en la Supercopa o el sufrimiento también en la prórroga del mundialito de clubes o incluso de la Supercopa de España. Aquellos partidos se ganaron, y es lo único que importa.

Por eso hoy, lo único que debe importar es ganar. Como dijo un madridista ejemplar en un vídeo mítico y que me pone los pelos de punta: hay que ganar cueste lo que cueste.

Milán contra Real Madrid, pasado vs futuro

El partido de ayer disputado en San Siro no era un simple partido de Champion League, era un duelo entre los dos equipos con mas Copas de Europa del continente. Dos equipos con una rivalidad En Europa que data de las primeras copas de Europa y que en partidos como ayer supone un duelo de alta intensidad.

Así lo interpretaron al menos los «sospechosos habituales» Gatusso, Nesta y compañía que repartieron a diestro y siniestro con la complicidad del árbitro. Y así lo interpretó también el Real Madrid que salió a jugar como debería hacerlo siempre: dominador, sin complejos y presionante.

Ozil y Gatusso

Ozil y Gatusso

Tuvo el partido varias ocasiones para que el Real Madrid sentenciase y, sin embargo, en escasos minutos el Milán consiguió darle la vuelta sin hacer aparentemente demasiado. Un 2-1 que finalmente fue maquillado por Pedro León a pase de Benzema que desmuestra dos cosas.

La primera es que en el fútbol además de calidad y físico es necesario el oficio. Pocos tienen el oficio como los italianos que si además son antiguos gladiadores se multiplica por dos. El oficio de Gatusso, Inzagui, Nesta, Seedorf o Pirlo es hoy en día superior al oficio de un joven Real Madrid. Históricamente un 1-0 es un resultado peligroso pero mucho más contra un equipo italiano, y más aún si ese equipo tiene jugadores italianos y se llama el A.C Milán.

La segunda conclusión es que el Real Madrid está algo verde. Lógico si tenemos en cuenta que todos los de arriba más Marcelo y Ramos tienen menos de 25 años. Se nota la falta de veteranía que si tienen jugadores como Calvalho o Xabi Alonso. No es un tema menor el saber cerrar los partidos o abrirlos cuando es necesario. Para eso se necesita mucha calidad pero también ese chip en la cabeza que te dice como y cuando darle ritmo a los partidos.

La buena noticia para el Real Madrid es que estos jugadores jóvenes tienen ya partidos importantes a sus espaldas y pueden todavía aprender ese oficio. La mala noticia es que equipos como Chelsea o Barcelona tienen además de esa calidad y físico el oficio necesario.

Así que le espera un duro trabajo a Mou para meter esos conceptos en la cabeza de los muchachos del Real Madrid. El partido de ayer es un primer paso en ese aprenzidaje. Por desgracia no hay segundas oportunidades en las eliminatorias.Por ahora sí se pueden cometer errores pero solamente por ahora.

Quizá le vendría bien al Madrid repasar los vídeos del Madrid ganador de la octava y novena. Un equipo como pocos he visto capaces de dominar el escenario europeo. Apretaba cuando tenía que hacerlo y ralentizaba y mataba los partidos en el momento exacto. Tanto era así que hubo en la época en la que dio la sensación de que los rivales no daban la talla, y sin embargo eran los mismos equipos que hoy en día te pintan la cara en tres minutos.

Sabemos que en dos o tres años este equipo tendrá esa capacidad, lo que no sabemos es si tendrá el tiempo de convertirse en el futuro. Yo creo que sí.

Fernando Torres y Kaka, dos maneras de pensar

Kaká y Fernando Torres

Kaká y Fernando Torres

Me han sorprendido tanto unas declaraciones de Fernando Torres que he pensado que tenía que comentarlas. Comenta varios aspectos del posible fichaje de Kaká al Manchester City:

«Los grandes jugadores quieren ganar trofeos y el Manchester City ni siquiera es uno de los equipos que compiten por los trofeos en Inglaterra. Están luchando para seguir en la Premier o para llegar a la mitad de la tabla».

 «Sería un contrato fantástico, pero hay otras cosas que son más importantes que el dinero. Un jugador quiere ser recordado por lo que ha ganado. Imagínense diez años después de retirarte, miras hacia atrás y ves que no estás en ninguna foto, que no tienes medallas, que no hay trofeos. Es como jugar para nada»,

Fernando Torres dice verdades que seguramente él pensaría cuando decidió abandonar el Atletico de Madrid. Aunque por supuesto que no es comparable el Atletico de Madrid con el Manchester City, también es verdad que tampoco es comparable el Liverpool con el Atletico.

Torres ha visto como su imagen ha despegado definitivamente, y no sólo por la magnífica Eurocopa que ha aumentado el cache de todos los españoles, sino también por sus mucho goles con el Liverpool.

Como bien dice, para un jugador que podría jugar de titular indiscutible en cualquier equipo de mundo y por tanto ganar títulos, el dinero no es lo más importante. Al menos cuando se manejan esas cantidades. Porque está claro que Kaká ha ganado ya mucho más de lo que cualquiera de nosotros ganará en toda su vida (a no ser que uno de mis lectores sea Madoff).

Así que, su marcha al Manchester City sería realmente decepcionante porque por muchos fichajes que hagan tardarán al menos 3 o 4 años en construir un equipo sólido y ganador al estilo del Chelsea.Y aún así, con todo lo gastado, el Chelsea no ha conquistado la ansiada Copa de Europa.

Es cierto que Kaká ya ha ganado bastante, a título individual el Balón de oro y Fifa World player, ambos en 2007, y a título colectivo una liga y una Champion League con el Milán. Pero aún así, un jugador de su categoría debería aspirar a hacer historia, a ganar muchas ligas y copas de Europa y por supuesto mundiales con su selección.

A estas alturas desconozco si finalmente se marchará o no, y parece que a última hora le han surgido dudas, lo que hablaría bastante bien acerca de Kaká, del que siempre he creído que era un chico sensato y equilibrado. En caso de irse, el tiempo dirá si Kaká ha acertado o no. Lo que está claro que como dice Torres a un jugador no se le recuerda por el mucho dinero ganado sino por los títulos conseguidos.

Fuente:

http://www.as.com/futbol/articulo/torres-city-equipo-adecuado-kaka/dasftb/20090117dasdasftb_14/Tes

Amaños en el fútbol: ¿Está todo el deporte podrido?

Ante noticias tan preocupantes como la que nos han acontecido estos días, no me queda más remedio que plantearme de esta manera tan cruda si existe la limpieza en el deporte o es toda una gran mentira.

Mucho se ha hablado en el pasado de las primas por ganar. En lo que a mi respecta tanto si es el presidente de tu equipo o el de otro, es de lo más legítimo, una ayuda más para hacer un sobreesfuerzo, que no garantiza nada, ya que a la hora de ganar depende tanto de ti como del adversaio. Ahora bien,para lo contrario es bastante más fácil, la pregunta es:  ¿Primas por perder?.

apuestas_futbol

Uno piensa, esto sólo pasa en países sin ligas profesionales, a nosotros no nos incumbe, el deporte de élite europeo está limpio, es imposible que suceda, son casos aislados. Pero de un tiempo a esta parte, son demasiados los escándalos para no plantearse si en realidad es todo pura ficción, si vivimos una gran mentira donde los resultados son decididos por los más ricos y los más codiciosos.

Primero los amaños arbitrales en Alemania, país poco sospechoso de hacer trampas, luego el «Mottigate» en Italia, implicando a la Juventus, uno de los equipos de fútbol mas importantes del mundo, y ahora como no también le toca a la liga española.

Sigue leyendo