El adiós de Pepe

Se marcha Pepe del Real Madrid, uno de los mejores centrales del mundo durante la última década y el jugador que puso fin a la maldición de los centrales desde la retirada de Hierro. Antes que él, pasaron con más pena que gloria jugadores como Woodgate o Samuel e incluso canteranos como Mejías o Raúl Bravo.

Pero fue con Pepe cuando Real Madrid adquirió por un precio muy criticado entonces (30 millones de euros) a un central rapidísimo, impecable y agresivo al corte y con facilidad para jugar en un equipo que  tiene más poder ofensivo que defensivo. Luego ya, el ajuste con Ramos creó durante varios años la mejor pareja de Europa.

Durante todo este tiempo Pepe logró sobrevivir a la maldición de los centrales, al alto coste de su fichaje y a las suspicacias de la prensa, al famoso taconeado a Casquero e incluso a la guerra con Mourinho, con un abrupto final ante su principal valedor. A lo que no ha conseguido sobrevivir Pepe es a la competitividad extrema del Real Madrid y a su política de renovaciones.

pepemanosalto2017_O

Para no engañar a nadie, diremos que Pepe no ha renovado con el Real Madrid porque no ha querido. Tampoco ha querido el club aceptar la propuesta del portugués que rompía con su modelo de renovaciones a partir de una determinada edad. Con 35 años por cumplir, el club en el que ha estado los últimos 10 años le ofrecía a Pepe la oportunidad de estar un año más y otro opcional. Una propuesta lógica teniendo en cuenta la edad del jugador, su proclividad a lesionarse y la competencia feroz en un puesto como el del central en el Real Madrid.

Su negativa ratifica a Varanne y a Ramos como la pareja titular, aúpa al tercer puesto a Nacho, aunque ha tenido un rendimiento como para considerarle titular, y abre la puerta a un cuarto central que con casi toda probabilidad será Vallejo, un prometedor chaval de Zaragoza que ha rendido de maravilla en Alemania.

La carrera de Pepe en el Real Madrid merecía otra despedida. Como la de Raúl o Casillas. Pero visto lo de Noccioni o Arbeloa, queda claro que son los jugadores los responsables de cómo se despiden. Como en cualquier otra empresa, uno puede salir bien o mal. Pepe ha decidido hacerlo por la puerta de atrás, sin la grandeza que demostró como mejor central del mundo. Y es una lástima, pero el Real Madrid no espera a nadie.

 

 

Derrota del Real Madrid en Villarreal

La jornada era perfecta para el Real Madrid. Un abultado resultado contra el Malmoe que daba moral al equipo y en especial a los goleados Benzema y Cristiano Ronaldo; un empate de última hora del Barcelona y un rival como el Villarreal que había jugado el jueves en Europa.

 Esos mimbres, más el hambre propia que tiene que tener un club como el Real Madrid para salir a por el partido y volverse a meter en la liga debía bastar para apostar fuertemente por los de Benítez.

 Pero nada de eso sirvió y después de 90 minutos más 4 de descuento el Real Madrid fue incapaz de marcarle un solo gol al Villarreal, el quinto en la tabla, pero un equipo que al lado de los grandes de Europa, ni duraría ni dos asaltos. Tampoco el Real Madrid.

Gol de Soldado ante el Real Madrid

Gol de Soldado ante el Real Madrid. Fuente: EFE

 Este equipo construido o destruido por Benítez, ya no lo sé, ni marca demasiados goles ni sabe defender. Es triste, pero la realidad de los números constata que este Real Madrid después de 15 jornadas es el menos goleador de los últimos 9 años. Concretamente 32 goles, frente a los 55 o 44 de las dos temporadas anteriores o los 53 de la segunda temporada de Mourinho.

 El equipo tampoco defiende bien. El gol de Villarreal fue un error de Modric, pero son continuos los errores de prácticamente todos los defensas. Evidentemente el problema es de conjunto, e involucro a delanteros y medios.

 Me cuesta mucho imaginar un Real Madrid mucho mejor que el visto durante el partido de hoy, porque hasta ahora, fuera de los partidos verdaderamente sencillos, como el 5-0 al Betis, 4-1 al Getafe o 8-0 al Malmoe no hemos visto a un Real Madrid verdaderamente competitivo durante 45 minutos y mucho menos durante 90.

 Y así, en los partidos verdaderamente complicados no hemos logrado ver al Real Madrid competitivo que deberíamos. Ni en el Calderón (1-1), ni en Sevilla (3-2), Barcelona (0-4) ni por supuesto contra el Villarreal. En Europa, los dos partidos contra el PSG han mostrado caras ambivalentes del equipo, con momentos buenos y muy malos. Algo de eso también se vió en el 1-3 contra el Celta de Vigo.

 Sencillamente el equipo es incapaz de estar concentrado durante 90 minutos, como bien ha confesado hoy Pepe. Y eso es lo preocupante, que un partido como el de hoy, tan propicio para acercarse al objetivo de poder competir por la liga hasta mayo, el equipo no se ha dejado el alma.

 Solamente responde este equipo ante toros no bravíos, contra equipos que se muestran ya derrotados, impresionados por el pasado blanco y por las nombres de los jugadores. Pero la realidad es que con eso ni se va a ganar la liga ni se va a ganar la Champion League. Y es muy probable que se haga el ridículo de esta noche.

 Suficiente tenemos con el ridículo de los despachos como para ver también este ridículo espantoso en el campo. Y ahí, quedan todos señalados, los 11 jugadores, los 3 suplentes, el entrenador y el presidente.

Pepe, el traidor, el ingrediente para acabar un guión perfecto

En toda buena novela hay un amigo traidor que te apuñala por la espalda. El menos esperado, al que más has ayudado y protegido, del que nunca te esperarías un gesto en tu contra. Mourinho ayer resolvió esa incógnita con las declaraciones de Pepe, posicionándose a favor de Iker Casillas, quien nunca le defendió, recriminando a Mourinho su trato con el portero.

 Las declaraciones de Pepe justifican todas y cada de las declaraciones anteriores de Mourinho y su guerra particular con la prensa y demuestran como funciona un vestuario como el del Real Madrid. Al final, todo se traduce en ser leal, no con el club o el entrenador sino con el capo de turno, en este caso Casillas. Por eso, Pepe ha salido a la palestra, intuyendo que Mourinho estará fuera dentro de poco y que su concurso depende de lo afín o no que sea con Casillas y toda la prensa que hay detrás que vende o compra jugadores.

 Eso es al final lo que hay detrás de todo esto, una prensa todopoderosa  y unos pocos jugadores que se sientan por encima del club. El sonido de sables es ensordecedor y ya solamente queda ver el desenlace aunque al menos ahora sabemos quienes están detrás de las caretas. Nunca se vio tan clara la traición de parte del vestuario contra su entrenador como ahora.

 Justamente ha sido con Mourinho, el único entrenador que ha combatido desde el primer momento esa nefasta tradición por la cuál no jugaban los que el mister entendía más aptos sino aquellos con más poder. Una tradición que debió comenzar muchos años atrás con gente como la quinta, Hierro o Raúl pero que se ha enquistado con Casillas y su suplencia sobrevenida. Una guerra abierta que por desgracia va a traer como perdedor a un exhausto Mourinho.

 El portugués ha perdido la batalla pero morirá matando y al menos, ya sabemos que Casillas, el topo, el traidor de Casillas ha torpedeado el vestuario del Real Madrid con filtraciones, revanchismos y otras actitudes. Mourinho ha señalado a su Brutus, Pepe, pero sabe que hay varios conspiradores y cabecillas. Todos ellos, ya van teniendo nombres y apellidos y para los que no estamos ciegos serán para siempre jugadores malditos, traidores en algo que debía ser tan noble como el deporte y la asunción de que hay jugadores que son mejores que tu y merecen la titularidad.

 Eso ha pasado con Iker y con Pepe, relegados respectivamente por Diego López y Varanne, mejores o simplemente en mejor estado de forma. Nadie podrá reprocharle al luso que se haya plegado a los deseos de sus jugadores o de la prensa. Con sus aciertos y sus errores siempre ha puesto al jugador que el consideraba que era mejor para cada partido.

Mourinho ha aplicado la meritocracia con todos: españoles, extranjeros, canteranos, veteranos…Ni sus compatiotas, Carvalho, Pepe o Coentrao, ni sus fichajes Ozil, Khedira o Di María, ni los fichajes del presidente Kaká o Benzema, ni su fiel escudero Arbeloa, ni los veteranísimos Casillas y Ramos, ni tampoco el joven Varanne han quedado excluidos de esta meritocracia. El que lo ha jugado casi todo como Xabi Alonso o Cristiano Ronaldo lo ha hecho simplemente por tener un mejor rendimiento.

Ese pecado capital es entre otros el que va a llevar a Mourinho fuera del Real Madrid y al vestuario a su equilibro natural de los últimos 20 años, el caciquismo del vestuario, el control de unos pocos de todo un club de fútbol con decenas de millones de presupuesto. Siempre y cuando Florentino Pérez no lo remedie y vea con la claridad meridiana de nuestros ojos que si en un cesto de 25 manzanas hay varias podridas hay que eliminarlas antes de que se pudran las 25. Todavía se pueden salvar la mitad pero el mal está hecho.

Se busca capitán para el Real Madrid

El “affair Ronaldo”, mas allá de servir para atizar sin parar a su principal protagonista, sirve también para poner de manifiesto muchos otros aspectos de un club que desde hace demasiado tiempo tiene demasiadas disfuncionalidades.

 Una de ellas que ahora se aprecia con nitidez es la figura del capitán. En el Real Madrid el capitán se elige no por votación o por designación como ocurre en Inglaterra, si no por antigüedad. Actualmente son capitanes por este factor Casillas, Ramos, Higuain y Marcelo. Ninguno de los cuatro ha atestiguado una cualidad especial para ejercer la capitanía más allá de su antigüedad. Es más, en algún caso podrían ser incluso malos capitanes por diversas razones: egoísmos propios, falta de inteligencia, profesionalidad…

 Hay que remontarse a Fernando Hierro para encontrar al último gran capitán del Real Madrid. Un capitán lo es dentro del campo ejerciendo como tal la labor, ayudando a compañeros o reprendiéndoles, hablando con el árbitro y también por supuesto levantado los trofeos y portando el brazalete. Pero mucho más importante es su labor interna dentro del vestuario como canalizador de los problemas entre compañeros. Y como ejemplo y modelo. Hierro, vilipendiado por un sector de la prensa si realizaba esta labor.

El capitán perfecto además sabe realizar las declaraciones fuera del terreno cuando es adecuado: bien defendiendo a su club, a sus compañeros o poniendo en valor lo que le pueda interesar al club.

 La pregunta es, ¿representa Casillas algo de esto? ¿Alguien ha escuchado a Casillas salir a defender a Pepe? ¿Alguien ha escuchado durante estos días a Casillas diciendo algo sobre lo de Ronaldo?

 Quizá podría haber dado un paso adelante y hacer como hizo Arbeloa con sus magníficas declaraciones:

“Le queremos. Es un compañero fundamental para nosotros. Es un ídolo excepcional. Nuestro jugador franquicia. Es un fenómeno. Un miembro de la familia al que vamos a ayudar”.

Arbeloa aplaudiendo a Benzema

Arbeloa aplaudiendo a Benzema

Aquí es donde se ve de verdad a los auténticos capitanes. Aquellos que hacen declaraciones con sentido, remando siempre en la dirección del club. Arbeloa lo viene haciendo durante varios años. Otros como Casillas no aparecen en estos momentos mientras que jugadores como Higuain o Xabi directamente escurren el bulto. No se trata de hacer declaraciones que agraden a todo el mundo. No se trata de aspirar a ser el Premio Príncipe de Asturias si no de proteger a tu club y defender sus intereses.

 Y luego está Pepe. El portugués si es el auténtico capitán emocional del Real Madrid. Un jugador especial que siente más al Real Madrid que cualquier español. Un jugador que demuestra en sus múltiples gestos su compromiso con el club y su intención de ayudar a sus compañeros. No lo invento, hay decenas de imágenes con Pepe hablando con canteranos, saludando con cariño a fichajes como Modric, separando a jugadores o yendo a la gresca. Algo que ya hacia Hierro.

 Si por mi fuese Arbeloa y Pepe serían los capitanes.

El primer error de Juande Ramos

Decía Juande antes del partido: “hay que marcar pronto”. Y digo yo, o en su defecto evitar que te marquen. Esta ha sido hasta ahora la filosofía del Madrid que ha basado su victoriosa racha en una férrea defensa y en aprovechar las pocas oportunidades en ataque.

Y para ello recurría a su columna vertebral, Pepe ordenando la defensa, Lass barriendo la media e Higuain abriendo huecos arriba y creando el peligro. Pues bien durante la primera parte faltaron las 3 piezas. la primera por sanción y las otras por decisión técnica. Errónea desde mi punto de vista y seguramente también desde el de Juande que ha rectificado en la segunda parte. Tarde pero a tiempo de sacar un punto.

No tiene sentido que el hombre clave del Madrid durante los últimos partidos que no es otro que Lass Diarra, qué soberbio jugador, sea desplazado al lateral derecho. Aunque la excusa sea la de apoyar a la defensa y evitar las caidas a banda de Aguero y Forlan no me vale, como lo ha desmostrado el gol.

Por supuesto no ha ayudado nada la presencia de Guti, que quizá por casualidad, destino o para apoyar mis estadísticas ha vuelto y justo el Real Madrid ha perdido o empatado.

Tampoco ha ayudado que Higuaín no haya estado presente durante la primera parte. No se si es para que descansase o por decision técnica.En cualquier caso ambos opciones son malas. La primera porque Higuaín tiene 20 años y esta en edad de jugar, y la segunda porque Higuaín es vital para el frente de ataque del Real madrid. Por cierto el que por lo visto también está en edad de jugar es Raúl que a pesar de sus 30 años lo juega todo, e Higuaín en el banquillo…

En fin, opiniones aparte inmerecido empate para el Atletico que debió de haberse llevado los 3 puntos pero no estuvieon finos arriba y dicho sea de paso tampoco ayudaron los árbitros. Un puntito para cada uno y a casa. Y sigue la liga.

Análisis del mandato de Calderón: La política de fichajes

Imaginaos que ahora mismo os digo que tenéis 293 millones de euros para construir un equipo ganador, a partir de una estructura básica compuesta por jugadores como: Casillas,Raúl, Ronaldo,Beckam,Roberto Carlos,Ramos, Robinho, y el resto de jugadores que se encontró Calderón cuando llegó a la presidencia.

Ramón Calderón

Ramón Calderón

Sí, sí 293 millones de euros, para que los mas incrédulos se hagan una idea 50.000 millones de las antiguas pesetas. Dicho en castizo una pasta, un dineral, un potosí o simplemente una burrada.

Pues ese es el dinero que se ha gastado el Real Madrid en los 30 meses de mandato de Calderón. Y no digo que no hayan traído buenos jugadores, porque algunos como Higuaín o Gago son bastante válidos, ¿pero 50.000 millones de pesetas?

Quizá el problema fue que nada mas entrar en la presidencia se firmó un contrato multimilonario con la televisión y se exhibió en público cual rico y potentado petrolero. Pero mucho me temo que ni Calderón vende petróleo ni el dinero que se firmó estaba destinado a ser derrochado alegremente. Con los casi 1000 millones de euros a pagar durante siete año desde el 2006 hay que pagar sobre todo los sueldos de los jugadores, teniendo en cuenta que la partida mas importante de ingresos corresponde con la televisión.

Ese 30% que ya se ha gastado no corresponde a estos tres años, sino que digamos que se han anticipado gastos en virtud de futuros ingresos. Y no sólo eso sino que se incrementan continuamente las fichas de los jugadores.

Es cierto que se trata de jugadores jóvenes, pero del gasto de 293 millones de euros no se ha fichado a ningún jugador contrastado, y lo que es peor se fichan a precio de jugadores contrastados. El tema funciona de la siguiente manera: las promesas le cuestan al Madrid lo mismo que un jugador consagrado a otro club (ejemplos entre los 18 millones de euros de Lass Diarra y los 23 millones de Ribery; o entre los 27 de Hunteelar y los 21 de Robiee Keane);los jugadores consagrados o bastante conocidos cuestan como el fichaje de cualquier crack por otro equipo (Robben 36 millones lo mismo que Fernando Torres): y los cracks cuestan tanto que ni siquiera los puede pagar el Madrid…

Es una política de fichajes que no fija mínimos ni máximos, y da igual que un jugador tenga 5 internacionales o 50. A la hora de seleccionar por geografías piden tanto los equipos sudamericanos como los equipos europeos, y da igual que sean equipos sobrados de dinero como el Chelsea o el Porstmouth.En todos los casos el Real Madrid saca la chequerá y paga lo que piden.

Aprendí en una clase de negociación que para que existan acuerdos debe existir una transferencia de información e intereses comunes. En el caso del Real Madrid los directivos ni conocen la palabra negociar, porque si de primeras se muestran todas las cartas boca arriba y además se muestra ansiedad por conseguir el objetivo, la otra parte lo tendrá en su mano.

Eso si, se ha conseguido rebajar considerablemente la media de edad con la incorporación de todos estos jóvenes fichajes (excepción de Van Nistelrooy). Además se ha conseguido apuntalar la defensa con el fichaje de Pepe, que está llamado a ser el central del Real Madrid por muchos años.

En todo caso, demasiado dinero. ¡Y así es como se despilfarran 300 millones euros!